Cartas de personajes célebres
Pósteres
Libros censurados
Legítima defensa
Legítima defensa

John Grisham nació en Arkansas. La granja Su madre era una gran lectora y esta afición se la contagió al pequeño Grisham que, desde pequeño, leía novelas de John Steinbeck.

Estudió contabilidad y derecho en la Universidad de Missisipi. Llevaba el diario de la Universidad. Su especialidad era el Derecho Penal, pero más tarde lo cambio por el Derecho Civil.

Su presencia en un juicio por violación hizo que empezara a interesarse por la investigación y la exploración a fondo de los casos y a realizar conjeturas e historias sobre ello. De ahí nació su primera novela Tiempo de matar, que una editorial modesta finalmente decidió publicar.

A partir de entonces comenzó una producción incesante de novelas, casi a una por año, y la mayoría de ellas se han convertido en grandes Bestsellers. La tapadera, su segunda novela, se convirtió en el libro más vendido del año y era la historia de un abogado que conseguía el trabajo de sus sueños pero al parecer no lo era tanto.
A partir de año 2000, la temática de sus novelas dio un giro: no se centraban solo en asuntos de la abogacía sino que aborda los problemas del campo sureño.

El jurado
El jurado
La tapadera Es el escritor de novelas americano que más libros ha vendido en toda la historia. En la biblioteca de su universidad todavía se conservan manuscritos suyos de cuando ejerció la abogacía; y que le sirvieron posteriormente para inspirar muchas de sus novelas. Volvio a retomar su carrera solamente cuando representó con éxito a la familia de un hombre muerto en un accidente de tren.

Muchas de sus películas han sido adaptadas al cine y han sido grandes éxitos de taquilla, como por ejemplo El informe pelícano o El jurado.

Una de sus mayores aficiones es el beisbol que queda plasmado en novelas como La granja. Además presta ayuda económica a ligas menores de beisbol en EE.UU. Es seguidor de la Iglesia bautista y ha realizado misiones de servicio en Brasil.





Bibliografía de John Grisham