¿Nuevo en IberLibro?

Visita IberLibro.com en Facebook Síganos en Facebook
Síganos en Twitter Síganos en Twitter
Lea nuestro blog Lea nuestro blog
Ofertas especiales de librerías
Sala de libros antiguos, raros y de colección
Literatura fantástica

Los factores más importantes a considerar cuando estemos pensando en comprar un libro para nuestra colección son, por un lado, la condición en la que se encuentra y, por otro, el estado de las sobrecubiertas. Éstos son los componentes que más afectan a su valor. Por lo tanto, no está de más familiarizarse con los términos descriptivos básicos que usan los libreros de lo viejo para comunicar la condición particular de un libro.

Conceptos generales:

Nuevo: Este término indica que el libro está en la condición exacta como cuando salió de la imprenta.

Como Nuevo: Término que indica que un determinado libro está en la misma condición que cuando se publicó originalmente.

Muy buen estado/Excelente: Describe un libro que presenta pequeños signos de su uso en la cubierta o el papel, pero ningún defecto de importancia. Los defectos que tiene deberán ser precisados por el vendedor.

Buen estado: Describe el estado normal de un libro usado que presenta todas sus páginas. Los defectos que tiene deberán ser precisados por el vendedor.

Aceptable: Libro usado que presenta todas sus páginas (incluidas aquellas con ilustraciones o mapas) pero que le pueden faltar las guardas, la sobrecubierta, etc., también pueden presentar signos de haber sido usado. Todos sus defectos deberían ser precisados.

Regular: Describe un libro que está bastante desgastado. Pueden estar sucio, rayado, manchado o salpicado y puede tener hojas sueltas, faltar los tejuelos o tener la cubierta estropeada, por ejemplo. Si faltan mapas o ilustraciones se debe precisar.

 

Otros términos usados en conjunción con los anteriores para describir el estado de un libro:

Ajustado - Unión estrecha de un libro, lo que dificulta su apertura. A medida que el libro se utiliza, la unión se va aflojando.

Corto de márgenes - Un adjetivo que indica que las páginas se han reducido a un tamaño menor que cuando se emitió originalmente.

Cubiertas deslucidas/desvaídas - El color de algunas cubiertas de los libros desaparece o se vuelve menos intenso cuando se expone a la luz.

Curvatura - Condición que resulta de almacenar un libro en un estante de modo que se inclina y se apoya contra su vecino o un lado de una estantería. La gravedad deforma la encuadernación de los libros. "Curvatura" también se refiere a un libro en el que el lomo no queda en ángulo recto con las cubiertas.

Desencuadernado - Término referido a un libro o folleto, una vez encuadernado, al que se le ha quitado el lomo.

Desgastado - Adjetivo para describir el desgaste sufrido por un libro en los bordes de las tapas de éste.

Expurgado de biblioteca –Un término usado para indicar un libro que una vez fue de una biblioteca pública. Por lo general se identifica con una o más marcas de la biblioteca, como estampados, los bolsillos de tarjetas, números de catalogación, etc.

Fatiga - La pérdida de papel o tela causado por un desgaste lento y constante, en oposición a un astillado o desgarro.

Fatigado/cubierta deslucida - Libro desgastado en el lomo o los bordes como resultado de la fricción.

Inclinado - Condición de las cubiertas de los libros de tapa dura. Las tapas de libros modernas son sensibles a la presión, a diferencia de las tapas de libros antiguos que eran realizadas con adhesivo sensible al agua.

Intonso - Libro sin abrir en sus pliegues o pliegos.

Mancha - Polvo o suciedad causada por la manipulación.

Mancha de agua –Mancha de agua u otros líquidos en la portada de un libro o en sus hojas. Puede causar decoloración y disminución del tamaño de las hojas.

Manchas de humedad - Mancha en la cubierta o en las hojas de un libro causada por la humedad o la transpiración.

Manoseado - Páginas de los libros que han sido dobladas en las esquinas. Para algunos lectores es la forma de marcar el punto de lectura de un libro.

Notas al margen - Libro con notas escritas en los márgenes de una página alrededor del texto. Frecuentemente utilizada por los estudiantes y otras personas en el estudio de un texto.

Oscurecimiento/Tostado - Resultado de la exposición a la luz de los libros. El color se oscurece o se hace más intenso.

Pliegue - Curvatura permanente de una página o sobrecubierta.

Puntos/manchas de óxido - Manchado del papel causado por una reacción química Generalmente se encuentran en libros del siglo XIX, particularmente en los grabados de acero del período.

Puntos de polilla - Los agujeros pequeños que resultan de las larvas de los escarabajos o gusanos.

Rayado - Similar al fatigado, pero con mayor desgaste.

Reencuadernado - Cuando las tapas de un libro han sido remplazadas. Esto puede ocurrir como resultado de daño o porque el dueño simplemente le gustaban más las nuevas tapas.

Reforzado - Libro cuyo lomo ha sido reparado y reforzado, a menudo a través de cosidos.

Sin desbarbar - Las páginas del libro completo no han sido reducidas a una superficie uniforme.

Sin paginar - Las páginas no están numeradas.

Sombra - Cambio de color de una hoja causado por el uso de adhesivos, cinta, etc. La decoloración puede ser causada por una reacción química del adhesivo o de una diferencia en la exposición al sol.