Iberlibro Home

Entre libros y letras


El blog de IberLibro

Búsqueda Avanzada Materias Libros antiguos Libros usados Librerías
Búsqueda Avanzada

Qué es y qué no es “Patria”, de Fernando Aramburu


Patria - Fernando Aramburu

Patria – Fernando Aramburu

A finales del pasado año Fernando Aramburu irrumpió de nuevo en el panorama literario con una nueva novela titulada Patria, en la que explora en 646 páginas el tema de la formación terrorista ETA. Obtuvo el premio Francisco Umbral a la novela del año y comenzó entonces un torrente de críticas y reseñas que la elevaban poco menos que al nivel de clásico, comparándola incluso con los Episodios nacionales de Galdós o Guerra y paz de Tolstói. El entusiasmo que esta novela despertaba, y la ilusión de encontrar un relato sincero y creíble del conflicto vasco, me empujaron rápidamente a hacerme con el título y abordar su lectura.

Si bien no hay que perder de vista que el mundo editorial no deja de ser un negocio, y las entrevistas y reseñas que se sucedieron en periódicos de prestigio no dejan de estar impulsadas por la necesidad de elevar a superventas a la nueva novela elegida; no debemos dejar que un exceso de escepticismo nos impida ver que en el fondo existe el verdadero hecho literario. Uno debe intentar sumergirse en las páginas sin prejuicios, con la misma honestidad con la que el autor pone en ellas las palabras.

Qué es Patria

Efectivamente, Patria es una gran novela sobre el conflicto vasco. En ella el autor logra introducirnos en un ambiente, ficticio pero representativo, que se nos escapa a todos aquellos que no lo hemos vivido en primera persona. Aquellos que hemos sido testigos de los titulares de los periódicos o las noticias de los informativos, que hemos opinado con el máximo fervor en los bares y que nos hemos creído conocedores del punto clave que sostiene el conflicto; aquellos que sabemos lo poco que se destila a la superficie y nos llega distorsionado por nuestra propia y limitada perspectiva, encontraremos en Patria la atmósfera de realidad sobre la que se desarrollaron los hechos.

El autor recrea el universo íntimo de dos familias vecinas, en un pequeño pueblo cercano a San Sebastián. Tomando como núcleo del argumento el asesinato del Txato, padre de una de las familias; explora los acontecimientos anteriores y posteriores, con lo que completa una gran pintura con todos sus personajes. Desde las distintas formas de afrontar el duelo por parte de las víctimas hasta el sufrimiento experimentado en el hogar del chaval que ha dejado el nido para unirse a ETA y acabar en una cárcel lejana. En la novela de Aramburu caben las madres, los padres, los hermanos y hermanas, los amigos y conocidos,  y en general todas las células del organismo al que llamamos comunidad.

La gran virtud, además, de Patria, es su lenguaje y estructura. Se leen sus 646 de un tirón, sin tiempo para el aburrimiento, sin tediosas reflexiones. Acompañamos a los personajes en sus días, sus diálogos y sus impresiones, sin perdernos en infinitas divagaciones. Básicamente nos enfrentamos a la realidad a través de los ojos de un buen observador. La lectura se hace muy, pero que muy, fácil.

Qué no es Patria

En la creciente emoción de los críticos y el círculo editorial por celebrar este acontecimiento literario, uno se forma unas expectativas sobre la novela que son imposibles de satisfacer. De alguna manera, de las palabras de los medios se desprende que esta obra será LA novela del conflicto vasco, como si un argumento, una historia, pudiera contener toda una realidad, como si un escritor pudiera sostener todas las tesis y perspectivas de una realidad tan compleja.

Hay cientos de temas que se quedan fuera de la novela, como es inevitable. Leí que alguien le reprochaba a Aramburu la caricaturización de los militantes de ETA como los brutos y descerebrados del barrio, dejando fuera la existencia de una inteligencia y de un trasfondo socio-político real en la base de la formación. Sin duda esto existió, pero no es parte de lo que retrata la novela, que se centra en un perfil concreto de militante, que existió de igual manera.

También queda fuera un dibujo más profundo de la Guardia Civil durante los años que duró el conflicto en Euskadi. Aparece en la novela una de sus caras, la del odio al terrorista y los abusos revanchistas que hacia ellos se cometieron. Sin embargo, ¿qué duda cabe de que hay espacio para otra novela igualmente larga que explore la vida de los guardias que trabajaron en el País Vasco durante esos años? El miedo, la relación con las familias, los problemas de conciencia, y tantas otras sutilezas humanas más.

Uno no debe acercarse a Patria con la expectativa de encontrar LA novela, sino una novela. Una buena novela.

Una buena lectura, y que vengan más

La lectura de Patria es totalmente recomendada desde todas las perspectivas. Por un lado, retrata un tema de gran importancia social para cualquier ciudadano, y un tema además que toca la naturaleza humana y por tanto se hace universal. Por otra parte, ofrece una lectura sin trabas, entretenida y fluida, que no dejará insatisfecho a quien busque el placer de la lectura de ficción en general.

Para el futuro, no nos queda más que pedir más. Más novelas que hablen de la vida y de la realidad, más escritores que se atrevan a tratar la verdad desde la ficción, más novelas vascas, más novelas españolas, y más novelas, como no, de Fernando Aramburu.

Twitter Facebook Email
avatar