Iberlibro Home

Entre libros y letras


El blog de IberLibro

Búsqueda Avanzada Materias Libros antiguos Libros usados Librerías
Búsqueda Avanzada

III – Cantautores que jamás ganarán un Nobel (porque no cantan en inglés) – Georges Brassens


En esta serie de posts IberLibro quiere dar a conocer a algunos músicos de mérito literario, que no disfrutan de la difusión y el sex appeal que acompaña a la cultura anglófona. Continuamos con Georges Brassens, mítico cantautor francés.

Fotografía original

Fotografía original

Georges Brassens ostenta sin duda el lugar principal entre los cantautores franceses. Sus letras profundas a la vez que ligeras y picantes, que enraizaban en la tradición popular de la chanson française a la vez que se adaptaban a los nuevos tiempos y preocupaciones del mundo actual, se convirtieron en himnos para varias generaciones, y traspasaron las fronteras de su país para circular en libros, versiones y traducciones a lo largo del planeta.

Musicalmente se acompaña de melodías sencillas y elegantes que permitan fluir sin dificultad el sentido de las letras y entregar con eficiencia el mensaje. Como veremos en este breve repaso, las letras van desde las denuncias a determinados valores sociales percibidos en su ambiente hasta los temas más personales e íntimos.

La mauvaise réputation / La mala reputación

Se trata ésta de una de sus canciones más famosas, interpretada en España por diversos artistas, entre ellos Paco Ibáñez. Si bien en España se ha tendido a interpretar la letra como una crítica a las estructuras del poder, en realidad Brassens despliega su ironía en contra de la censura que ejercen los ciudadanos de a pie, la opinión pública, los modos de conducta generalizados de los que uno siente que no debe salir.

Mais les brav’s gens n’aiment pas que
L’on suive une autre route qu’eux,
Non les brav’s gens n’aiment pas que
L’on suive une autre route qu’eux,
Tout le monde médit de moi,
Sauf les muets, ça va de soi.
Pero a las buenas gentes no les gusta que
se siga un camino distinto al suyo.
No, a las buenas gentes no les gusta que
se siga un camino distinto al suyo,
Todo el mundo me maldice,
salvo los mudos, es natural.

Les passantes / Las pasajeras

Brassens musicalizó este hermoso poema de Antoine Pol en el que el autor rinde tributo a las bellezas fugaces y pasajeras, toda aquella belleza que se cruza ante nuestros ojos por casualidad, en el día a día, y que nunca realmente nos llega a tocar. Las estrofas que compartimos a continuación no pueden dejar la verdad más clara; en cuanto vivimos en felicidad no volvemos a la vista a la belleza fugaz que se nos ha cruzado, pero cuando la nostalgia nos ataca viene con el recuerdo de las pasajeras…

Chères images aperçues
Espérances d’un jour déçues
Vous serez dans l’oubli demain
Pour peu que le bonheur survienne
Il est rare qu’on se souvienne
Des épisodes du chemin
Mais si l’on a manqué sa vie
On songe avec un peu d’envie
A tous ces bonheurs entrevus
Aux baisers qu’on n’osa pas prendre
Aux cœurs qui doivent vous attendre
Aux yeux qu’on n’a jamais revusAlors, aux soirs de lassitude
Tout en peuplant sa solitude
Des fantômes du souvenir
On pleure les lêvres absentes
De toutes ces belles passantes
Que l’on n’a pas su retenir.
Queridas imágenes vistas,
Esperanzas frustradas de un día,
Mañana estaréis en el olvido.
Con solo un poco de felicidad que tengamos
Es raro que nos acordemos
De los episodios del camino.Pero si hemos fracasado en la vida,
Pensamos con un poco de ganas
En todas esas felicidades entrevistas,
En los besos que no osamos tomar,
En los corazones que debían esperarnos,
En los ojos que no hemos vuelto a ver.Entonces, en las noches de hastío,
Poblando nuestra soledad
Con los fantasmas del recuerdo,
Lloramos los labios ausentes
De todas las bellas fugaces
Que no supimos retener.

Le testament / El testamento

En esta canción el poeta aborda un tema tan amplio y tan antiguo como la muerte. Dividiendo el poema en dos partes, primero afirma la voluntad de alargar la vida lo máximo posible, pidiendo siempre que pueda extenderse un pedacito más, un pedacito más…

En la segunda parte, sin embargo, se posiciona ya en el futuro en el que ya ha muerto, y aunque exige de su amada la tristeza pertinente, le desea el más feliz de los futuros y que reciba alegre a un nuevo amor.

S’il faut aller au cimetière
J’prendrai le chemin le plus long
J’ferai la tombe buissonnière
J’quitterai la vie à reculons
Tant pis si les croqu’-morts me grondent
Tant pis s’ils me croient fou à lier
Je veux partir pour l’autre monde
Par le chemin des écoliers
Si he de ir hasta el cementerio
iré por el camino más largo
haré novillos el día de mi funeral
dejaré la vida a empujones.
Tanto peor si los enterradores me regañan
tanto peor si me creen loco de atar
Yo quiero partir para el otro mundo
tomando el camino más largo.

Mourir pour des idées / Morir por las ideas

Encontramos aquí el toque humorístico a la vez que serio que define a Brassens. En una época de grandes ideales, en las que partidarios de todos los bandos defienden vehementemente sus posturas y proponen grandes revoluciones para alcanzar el ideal humano, Brassens compone esta pieza en la que da rienda suelta a un esceptisimo ideológico y a un gran amor por la vida. Según el cantautor, la historia está llena de grandes ideas por las que morir, y nunca realmente se alcanza ese paraíso post-revolucionario. Vivamos, por tanto, con las ideas, en lugar de morir por ellas.

Mais l’âge d’or sans cesse est remis aux calendes
Les dieux ont toujours soif, n’en ont jamais assez
Et c’est la mort, la mort toujours recommencée…
Mourrons pour des idées, d’accord, mais de mort lente
D’accord, mais de mort lente
Mas la edad de oro sin cesar se pospone,
los dioses tienen siempre sed, nunca tienen bastante
y he aquí la muerte, la muerte que siempre vuelve a empezar…
Muramos por las ideas, de acuerdo, pero de muerte lenta
de acuerdo pero de muerte lenta.
Libro de canciones

Libro de canciones

Supplique pour être enterré sur la plage de Sète / Petición de ser enterrado en la playa de Sète

Pieza sencilla y deliciosa, en la que el autor expresa el deseo de ser enterrado tras su muerte en la pequeña playa de la localidad de Sète. En lo que en el fondo es un canto a la sencillez y la vida humilde, que da mucho más placer y felicidad que las grandes empresas y ambiciones; Brassens acaba por afirmar que los grandes hombres como Napoleón, quienes descansan en el Panteón, envidiarán su agradable lugar de descanso.

Pauvres rois pharaons, pauvre Napoléon,
Pauvres grands disparus gisant au Panthéon,
Pauvres cendres de conséquence,
Vous envierez un peu l’éternel estivant,
Qui fait du pédalo sur la plage en rêvant,
Qui passe sa mort en vacances.
Pobres reyes faraones, pobre Napoleón,
pobres grandes desaparecidos que yacen en el Panteón,
pobres cenizas de gente importante,
vosotros envidiaréis un poco al eterno veraneante,
que se pasea en hidropedales sobre la playa, soñando,
y que pasa su muerte de vacaciones.

 

La ballade des gens qui sont nés quelque part / La balada de la gente que es de cualquier lugar

En esta pieza el artista afronta el tema del nacionalismo. Alabando todas las villas, todos los primeros lugares, desata luego toda una serie de ironías para enfatizar el sinsentido que se da cuando cada uno de nosotros afirma que su lugar es el más bello. Puede ser de Roma, de París, de Sète o de cualquier lugar, el feliz patriota siempre pensará que su playa, su historia, su gente es la mejor…

C’est vrai qu’ils sont plaisants tous ces petits villages
Tous ces bourgs, ces hameaux, ces lieux-dits, ces cités
Avec leurs châteaux forts, leurs églises, leurs plages
Ils n’ont qu’un seul point faible et c’est être habités
Et c’est être habités par des gens qui regardent
Le reste avec mépris du haut de leurs remparts
La race des chauvins, des porteurs de cocardes
Les imbéciles heureux qui sont nés quelque part
Les imbéciles heureux qui sont nés quelque part
Es verdad que son bonitos todos esos pueblos,
Todos esas villas, esas aldeas, esos lugares, esas ciudades,
Con sus castillos, sus iglesias, sus playas,
Sólo tienen un punto débil y es estar habitadas
Y es estar habitadas por gentes que miran
Al resto con desprecio desde lo alto de sus murallas.
La raza de los patriotas, de portadores de estandartes,
Los imbéciles felices que han nacido en alguna parte
Los imbéciles felices que han nacido en alguna parte.

 

Les copains d´abord / Los compañeros de viaje

Para terminar hemos dejado esta bella canción a los buenos amigos, a los compañeros de viaje, a los de toda la vida.

Des bateaux j’en ai pris beaucoup
Mais le seul qu’ait tenu le coup
Qui n’ait jamais viré de bord
Mais viré de bord
Naviguait en père peinard
Sur la grand-mare des canards
Et s’app’lait les Copains d’abord
Les Copains d’abord
Yo he tomado muchos barcos
Pero el único que ha aguantado,
Que no ha cambiado de rumbo
Cambiado de rumbo,
Navegó en tranquilidad
Por encima del qué dirán
Y se llamaba los Compañeros de viaje
Los Compañeros de viaje.
Twitter Facebook Email
avatar