Iberlibro Home

Entre libros y letras


El blog de IberLibro

Búsqueda Avanzada Materias Libros antiguos Libros usados Librerías
Búsqueda Avanzada

I – Cantautores que jamás ganarán un Nobel (porque no cantan en inglés) – Silvio Rodríguez


En esta serie de posts IberLibro quiere dar a conocer a algunos músicos de mérito literario, que no disfrutan de la difusión y el sex appeal que acompaña a la cultura anglófona. Abrimos la serie con el cantautor cubano Silvio Rodríguez.

Silvio Rodríguez

Silvio Rodríguez

Silvio nació en la localidad cubana de San Antonio de los Baños, un 29 de noviembre de 1946. Inició su carrera musical muy joven, y actualmente se conserva todavía en activo. A lo largo de su carrera ha escrito más de quinientas canciones, ha obtenido diversos y meritorios galardones y se ha consagrado como una de las figuras de la canción en español más importantes. Tras la revolución cubana, fue exponente, junto con otros artistas de su generación, de la llamada Nueva Trova Cubana; estilo musical de carácter lírico y con gran atención en la composición de las letras, que vendría a extenderse por todo el mundo hispanohablante.

A su enorme producción musical hay que sumar su obra escrita. Ha publicado el libro Canciones del mar así como diversas Antologías. Entre sus canciones encontramos algunas que se han convertido en auténticos himnos, y que generaciones enteras cantan de principio a final, como pueden ser “Ojalá” o “Canción del elegido”. Es increíblemente difícil hacer una selección de sus mejores letras de forma representativa de su obra, sin embargo, tenemos el deber de intentarlo.

“Oleo de una mujer con sombrero”

Esta es una de las más bellas canciones, rebosante de un lirismo sencillo y emocionante, nos pinta el cuadro de un momento estético, rellenando la imagen de profundidad emocional y significados. En esta pintura versificada Silvio nos ha dejado estrofas tantas veces citadas como la siguiente:

 “La cobardía es asunto
de los hombres, no de los amantes.
Los amores cobardes no llegan a amores
ni a historias, se quedan allí.
Ni el recuerdo los puede salvar,
ni el mejor orador conjugar.”

 

“Tu fantasma”

Esta pieza se trata sin duda de unas de las mejores canciones de ausencia de todos los tiempos. Cantada de un modo bastante narrativo, el autor va con calma describiendo su dolor. Como a modo de círculos concéntricos, los versos van cada vez cercando más el núcleo del sentimiento en una progresiva intensificación de la emoción que la música acompaña.

“El cine de enamorados 
Tuvo un par de buenas pistas
Nuestro cabaret privado
Sigue activo por su bar.”

Es remarcable la profundidad que cobra el siguiente verso, aparentemente tan trivial: “Se nos sigue desangrando la llave de la cocina”.

“No exagero si te cuento
que le hablo a tu fantasma,
que le solicito agua
y hasta el buche de café.

En días graves le he pedido
masajes para mi espalda,
los peores ni te cuento
porque no vas a creer.

Hay días que en tu sacrificio
acaricio tu fantasma,
pero dónde iba el delirio,
no oigo tu respiración.

Siempre termino en lo mismo,
asesino tu fantasma.
Y la diana me sorprende
recostado en el balcón.” 

 

“Escaramujo”

El modo en que Silvio se interroga en esta canción sobre las dudas existenciales, que a lo largo de toda la historia han angustiado a la humanidad, es al mismo tiempo profundo, inteligente y hermoso. Al final, el poeta viene a defender la capacidad de interrogarse del ser humano, desde las cosas sencillas a las metafísicas, y así intentar comprender el mundo. Las preguntas resultan ser más importantes que las respuestas.

“¿Por qué la tierra es mi casa? 
¿Por qué la noche es oscura?
¿Por qué la luna es blancura
que engorda como adelgaza?
¿Por qué una estrella se enlaza
con otra, como un dibujo?
Y ¿por qué el escaramujo
es de la rosa y el mar?
Yo vivo de preguntar:
saber no puede ser lujo.”

 

“Y nada más”

¿Quién no ha sentido alguna vez el terrible vacío existencial de la vida? ¿Quién no se ha quedado alguna vez colgando con los ojos clavados en el horizonte? En esta canción, de forma extremadamente sencilla Silvio consigue cristalizar un sentimiento, un pensamiento, común a los seres humanos. ¿Para qué vivir? Absolutamente para nada…

“No hay nada aquí: 
solo unos días que se aprestan a pasar,
solo una tarde en que se puede respirar,
un diminuto instante inmenso en el vivir,
después mirar la realidad y nada más,
y nada más…”

 

“¿A dónde van?”

En esta letra, enteramente compuesta de preguntas, se plantea la cuestión del paso del tiempo. El desprenderse de las cosas cotidianas, que en algún momento tuvieron su hueco en nuestras vidas, ¿qué ocurre con ellas después? ¿De qué manera permanecen, si es que permanecen? ¿Y a dónde van, si efectivamente el tiempo nos arrebata aquello que era nuestro? ¿Cómo puede ser que si es nuestro, nuestra propia vida, la perdamos?

“¿A dónde van las palabras que no se quedaron? 
¿A dónde van las miradas que un día partieron?
¿Acaso flotan eternas, como prisioneras de un ventarrón?
¿O se acurrucan, entre las rendijas, buscando calor?
¿Acaso ruedan sobre los cristales, cual gotas de lluvia que quieren pasar?
¿Acaso nunca vuelven a ser algo?
¿Acaso se van?
¿Y a dónde van?”

 

“¿Qué hago ahora?”

En esta extraña canción de amor el poeta parece incluso quejarse de la aparición de la amada. Es sin duda un tratamiento muy original del tema, que al principio puede resultar sorprendente pero que acertadamente apunta a un sentimiento existente. Una vez que uno se ha acostumbrado a la soledad, que ha desarrollado sus pequeños placeres y sus costumbres cotidianas, la aparición del amor viene a cambiar todas estas cosas, y la persona se siente extraña y no sabe cómo afrontar esta nueva etapa de su vida.

“¿Qué le digo a la gloria 
vacía de estar solo
haciéndome el triste, haciéndome el lobo?”

“¿Qué hago ahora contigo?
Las palomas que van a dormir a los
parques ya no hablan conmigo.”

 

“Mariposas”

Se trata esta de una pieza de extremada delicadeza, en la que uno debe dejar que las palabras hagan su trabajo y evoquen las connotaciones correctas a medida que avanza. Con palabras sencillas y cotidianas, se desarrolla todo este universo de sensaciones en torno a la mariposa. En lo caprichoso del recuerdo, algunas veces recordamos detalles insignificantes que al final resultan resumir mejor que cualquier otra cosa nuestro sentimiento. ¿Qué significa decir a alguien que lo recuerdas como una mariposa?

“Qué maneras más curiosas 
de recordar tiene uno,
que maneras más curiosas:
hoy recuerdo mariposas
que ayer sólo fueron humo,
mariposas, mariposas
que emergieron de lo oscuro
bailarinas, silenciosas…

Tu tiempo es ahora una mariposa, 
navecita blanca, delgada, nerviosa…”

 

“El necio”

Silvio habló en varias entrevistas sobre el momento en que escribió esta canción, momento en que la revolución cubana sufría de una crisis interna. El, como cantautor cubano, era sin duda uno de los símbolos del régimen; y aunque reconocido internacionalmente, su nombre siempre aparece asociado a las connotaciones políticas de la isla. Parece ser que el autor sintió una presión internacional que le exigía redimirse de su apoyo al régimen cubano para así formar parte del imaginario occidental con pleno derecho.

“Dicen que me arrastrarán por sobre rocas
cuando la revolución se venga abajo,
que machacarán mis manos y mi boca,
que me arrancarán los ojos y el badajo.
Será que la necedad parió conmigo,
la necedad de lo que hoy resulta necio:
la necedad de asumir al enemigo,
la necedad de vivir sin tener precio.”

Aunque haga un defensa de su postura en las estrofas, el estribillo viene inteligentemente a apuntar que uno no puede pretender tener siempre la razón, y que sus convicciones no deben ser vistas como una suerte de oráculo. ¿Quién se cree capaz de desentrañar de tal modo los secretos de la humanidad para afirmar de forma categórica que conoce la verdad en estos asuntos? No somos dioses, nos dice Silvio.

“Yo no sé lo que es el destino,
caminando fui lo que fui.
¡Allá Dios!, ¿qué será divino?
Yo me muero como viví.”

 

“La gota de rocío”

Canción de extraordinaria belleza, por la sencillez de sus palabras y lo simple de su idea. Una gota de rocío cae sobre la amada, quien se estremece ante la repentina sensación del frío, y se refugia en los brazos del poeta buscando el calor. El, entonces, pide por favor al rocío que no deje de caer para poder ofrecer su cálida protección a la amada. Contrariamente a lo que pueda parecer, es necesaria una gran maestría y dominio de la versificación para confeccionar una letra de tan bella sencillez.

“Pero era tan temprano 
que no salía el sol,
y se helaron las manos
y mejillas de mi amor.”

 

“Resumen de noticias”

Esta letra, al igual que la famosa “Ojalá”, fue compuesta a bordo del navío Playa Girón, en el cual Silvio se embarcó con otros jóvenes cubanos en el proyecto llamado “Flota Cubana de Pesca”. A lo largo de los meses que pasó en el barco, se compusieron varias canciones, algunas de verdadero mérito.

En concreto, esta letra trata de la exploración de la vida y del contenido real de la misma. En lugar de perderse en las altas esferas y los altos ideales, el poeta encuentra todo lo que necesita para llenar su experiencia de verdadero contenido en las cosas sencillas. En compromiso con su vida, debe implicarse hasta el fondo, sin miramientos, sin cobardías…

“He estado al alcance de todos los bolsillos 
porque no cuesta nada mirarse para adentro.”

“Pero, pobre de mí, no he estado con los presos 
de su propia cabeza acomodada.
No he estado con los que ríen con sólo media risa,
los delimitadores de las primaveras.“

“No he estado en los archivos ni en las papelerías 
y se me archiva en copias y no en originales.
No he estado en los mercados grandes de la palabra,
pero he dicho lo mío a tiempo y sonriente.”

“No he estado enumerando las manchas en el sol, 
pues sé que en una sola mancha cabe el mundo.”

“Yo he preferido hablar de cosas imposibles 
porque de lo posible se sabe demasiado.”

“He preferido un golpe así, de vez en cuando, 
porque la inmunidad me carcome los huesos.”

 

Aquí finaliza este repaso a Silvio Rodríguez. ¿Habéis echado alguna canción en falta? ¿Qué letra os ha gustado más? No dudéis en dejar vuestros comentarios.

Twitter Facebook Email
avatar