Iberlibro Home

Entre libros y letras


El blog de IberLibro

Búsqueda Avanzada Materias Libros antiguos Libros usados Librerías
Búsqueda Avanzada

8 motivos para recordar a Pablo Neruda


El escritor Pablo Neruda en su intimidad sirviendo ponche con una pistola en el bolsillo. Fotografía de Hans Ehrmann.

El escritor Pablo Neruda en su intimidad sirviendo ponche con una pistola en el bolsillo. Fotografía de Hans Ehrmann.

En este mismo instante en Parral, Chile, sopla el mismo viento que 112 años atrás presenció el nacimiento de Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto o, lo que es lo mismo, Pablo Neruda. Desde IberLibro queremos brindar un pequeño homenaje que repase la carrera de uno de los autores más importantes en nuestra lengua.

        1. Su poesía nació de la tierra:

En los bosques chilenos el joven Neruda se perdía siguiendo el rastro de su propia curiosidad. Las sorpresas de los animales y la naturaleza, las playas y los vientos alimentaban los primeros versos de su poesía. Pero lo más valioso que encontró fue su propio paisaje:

De soledad a multitud la llave
se perdía en las calles y en el bosque,
debajo de las piedras y en los trenes.

El primer sello es condición oscura,
grave embriaguez con una copa de agua,
el cuerpo ahíto sin haber comido,
el corazón mendigo con su orgullo.

(Pampoesía/Memorial de Isla Negra)

           2. Apostó fuerte por su literatura:

Como ocurrió con otros de sus contemporáneos, por ejemplo García Márquez o Vargas Llosa; la figura paterna se opuso a sus inclinaciones literarias. En una época en la que ser poeta era sinónimo de bohemia y pobreza orgullosa, Neruda tuvo que vender muebles y otras posesiones para financiar su primera autopublicación.

“En 1923 se publicó ese mi primer libro: Crepusculario. Para pagar la impresión tuve dificultades y victorias cada día. Mis escasos muebles se vendieron. A la casa de empeños se fue rápidamente el reloj que solemnemente me había regalado mi padre, reloj al que él le había hecho pintar dos banderitas cruzadas. Al reloj siguió mi traje negro de poeta. El impresor era inexorable y, al final, lista totalmente la edición y pegadas las tapas, me dijo con aire siniestro: “No. No se llevará ni un solo ejemplar sin antes pagármelo todo”. El crítico Alone aportó generosamente los últimos pesos, que fueron tragados por las fauces de mi impresor; y salí a la calle con mis libros al hombro, con los zapatos rotos y loco de alegría.”

(Confieso que he vivido)

Confieso que he vivido

Especial edición de “Confieso que he vivido”

 

          3. Extendió los límites de su mundo:

Durante su juventud Neruda aceptó cargos de cónsul en lugares tan remotos como Rangoon (Birmania), Colombo (Ceylán) o Batavia (Java). En su poema Primeros Viajes da cuenta de la inmensa sensación de abrirse al mundo en toda su extensión de gentes y paisajes, de cómo su pequeño paraíso juvenil se abrió a las fauces de un mundo urbano y cosmopólita.

Cuando salí a los mares fui infinito.
Era más joven yo que el mundo entero.
Y en la costa salía a recibirme
el extenso sabor del universo.
 
Yo no sabía que existía el mundo.
 
Yo creía en la torre sumergida.
 
Había descubierto tanto en nada,
en la perforación de mi tiniebla,
en los hay del amor, en las raíces,
que fui el deshabitado que salía:
un pobre propietario de esqueleto.
 
Y comprendí que iba desnudo,
que debía vestirme,
nunca había mirado los zapatos,
no hablaba los idiomas,
no sabía leer sino leerme,
no sabía vivir sino esconderme,
y comprendí que no podía
llamarme más porque no acudiría:
aquella cita había terminado:
nunca más, nunca más, decía el cuervo.
 
(Primeros viajes/Memorial de Isla Negra)
 

          4. La Guerra Civil española y el giro político en la poesía:

Neruda era cónsul en Madrid cuando estalló la Guerra Civil. Amigo de algunas de las personas más simbólicas del bando republicano, se posicionó claramente a favor de este olvidando la neutralidad que debía mantener como diplomático. En este momento, el poeta abandona las causas puramente estéticas y empieza a practicar una poesía social y comprometida, que acabará por conformar el libro España en el corazón, y que tendrá seguimiento a lo largo de toda su vida literaria.

PREGUNTARÉIS: Y dónde están las lilas?
Y la metafísica cubierta de amapolas?
Y la lluvia que a menudo golpeaba
sus palabras llenándolas
de agujeros y pájaros?

Os voy a contar todo lo que me pasa.

Yo vivía en un barrio
de Madrid, con campanas,
con relojes, con árboles.

(Explico algunas cosas/España en el corazón)

Primera edición de "España en el corazón"

Primera edición de “España en el corazón”

         5. Fue un hombre de convicciones:

Si algo se puede decir de Pablo Neruda es que no dejaba indiferente a nadie. Despertó filias y fobias a partes iguales. Tras la experiencia de la guerra en España, de regreso a Chile abrazó la causa comunista y se implicó en la vida política del país. Su posición combativa lo convirtió en blanco de una persecución que lo empujaría a la clandestinidad, y más tarde al exilio. Como un auténtico polizón, consiguió escapar cruzando a caballo el bosque austral que separa Chile de Argentina.

 “Como nuestro camino era oculto y vedado, aceptábamos los signos más débiles de la orientación. No había huellas, no existían senderos y con mis cuatro compañeros a caballo buscábamos en ondulante cabalgata ——eliminando los obstáculos de poderosos árboles, imposibles ríos, roqueríos inmensos, desoladas nieves, adivinando más bien—el derrotero de mi propia libertad. Los que me acompañaban conocían la orientación, la posibilidad entre los grandes follajes, pero para saberse más seguros marcaban de un machetazo aquí y allá las cortezas de los grandes árboles dejando huellas que los guiarían en el regreso, cuando me dejaran solo con mi destino.”

(Confieso que he vivido).

 

 6. Amó profundamente a su país y a su continente:

Llevó con orgullo durante toda su vida la etiqueta de poeta chileno y latinoamericano. En su Canto General surca el vasto imaginario sudamericano, desde las civilizaciones precolombinas hasta las luchas contemporáneas.

Entonces en la escala de la tierra he subido
entre la atroz maraña de las selvas perdidas
hasta ti, Macchu Picchu.
Alta ciudad de piedras escalares,
por fin morada del que lo terrestre
no escondió en las dormidas vestiduras.
En ti, como dos líneas paralelas,
la cuna del relámpago y del hombre
se mecían en un viento de espinas.
 
Madre de piedra, espuma de los cóndores.
 
Alto arrecife de la aurora humana.
 
Pala perdida en la primera arena.

(Alturas de Macchu Picchu, VI. Canto General)

Canto General

Especial edición de “Canto General”

           

            7. Nos dejó un disco de su poesía en canciones:

No es demasiado conocida su colaboración con el cantautor chileno Ángel Parra, en la confección de un álbum en el que el músico elaboró las melodías y el poeta aportó las letras. En estas se vuelve a buscar la belleza del paisaje y la naturaleza, en un nuevo canto al país andino.

 Yo que aprendí a volar, con cada vuelo
de profesores puros
en el bosque, en el mar, en las
quebradas,
de espaldas en la arena
o en los sueños.
me quedé aquí, amarrado
a las raíces,
a la madre magnética, a la tierra,
mintiéndome a mí mismo
y volando
solo dentro de mí,
solo y a oscuras.
(El vuelo/Arte de pájaros)

Edición ilustrada de "Arte de pájaros"

Edición ilustrada de “Arte de pájaros”

 

         8. Fue un vitalista:

Todo aquel que contempla la pequeñez de la vida humana frente al universo tiene dos opciones: O bien caer en la apatía de lo absurdo o bien lanzarse a la vida aceptando toda su maravillosa trivialidad. El poeta chileno optó por la segunda, y decidió vivir, vivir intensamente y a toda costa.

Poco a poco y también mucho a mucho
me sucedió la vida
y qué insignificante este asunto:
estas venas llevaron
sangre mía que pocas veces vi,
respiré al aire de tantas regiones
sin guardarme una muestra de ninguno
y a fin de cuentas ya lo saben todos:
nadie se lleva nada de su haber
y la vida fue un préstamo de huesos.
Lo bello fue aprender a no saciarse
de la tristeza ni de la alegría,
esperar el tal vez de una última gota,
pedir más a la miel y a las tinieblas.

(Pleno Octubre/Memorial de Isla Negra)

Primera edición de "Memorial de Isla Negra"

Primera edición de “Memorial de Isla Negra”

 

Twitter Facebook Email
avatar