Iberlibro Home

Entre libros y letras


El blog de IberLibro

Búsqueda Avanzada Materias Libros antiguos Libros usados Librerías
Búsqueda Avanzada

Los secretos de La Caja de las Letras


secreto

La sede madrileña del Instituto Cervantes esconde un gran secreto. En los bajos del edificio, en una cámara acorazada se encuentra “La Caja de las Letras”  que utiliza las cajas de seguridad del banco que antiguamente ocupaba el edificio.

El proyecto de la Caja de las Letras funciona como una capsula del tiempo, es decir las cajas no podrán ser abiertas hasta la fecha que cada depositario decida a bien.

El proyecto que arrancó en 2007 fue inaugurado por Francisco Ayala  que depositó en la caja número 1000 una carta manuscrita y un legado personal, cuyo contenido no ha desvelado y que permanecerán guardados hasta el año 2057.

Más tarde y en el mismo año Antonio Gamoneda también depositó objetos personales en la caja número 1001 y aunque sus obras serán secretas hasta dentro de algunos años el poeta comentó lo siguiente: “los poetas somos profesionalmente pobres, así que no traigo joyas ni grandes cosas valiosas. Pero tenemos nuestros pequeños misterios, y algo de eso es lo que ha quedado encerrado”.

tapies

Suite para Octavio Paz: Petrificada petrificante, Tápies

También en el 2007 se le unieron Antoni Tàpies, Carlos Edmundo de Ory y el Proyecto Fahrenheit 451 cuya caja será abierta en 2040. El proyecto Fahrenheit dejó su legado en la caja 451 y que rindió homenaje a las personas-libro, es decir a aquellos que transmiten el conocimiento de forma oral. En el acto Martín Carril narró “La biblioteca de Babel” el famoso cuento de Jorge Luis Borges.

palinuro

Palinuro de México, Fernando del Paso

La Caja de las Letras guarda legados de todos los galardonados con el Premio Cervantes desde 2006 (Antonio Gamoneda, Juan Gelman, Juan Marsé, José Emilio Pacheco, Ana María Matute, Nicanor Parra, José Manuel Caballero Bonald, Elena Poniatowska y Juan Goytisolo).

Algunos autores han desvelado sus contribuciones y otros sin embargo han preferido mantener su aportación oculta. Nicanor Parra por ejemplo dejó su máquina de escribir y un poema inédito, por su parte Elena Poniatowska decidió dejar una vieja pulsera de su padre, una primera edición de “La noche de Tlatelolco” (1971) y tres manuscritos de sus primeros años como periodista. Ana María Matute dejó un ejemplar de la primera edición de “Olvidado Rey Gudú” (1996), una de sus más célebres novelas, en la caja  1.526 cerrada hasta 2029. Goytisolo entregó  un poemario, titulado “Devocionario” y con dos citas de san Juan de la Cruz, y un manuscrito “complejo”, mezcla de memoria, autoficción y “una especie de inventario”.

El último en unirse a la lista ha sido el mexicano Fernando del Paso que el pasado día 21 de abril depositó varios libros, un disco y una camisa del fallecido poeta mexicano José Carlos Becerra. Uno de los libros que depositó en la caja fue la primera edición mexicana de su novela “Palinuro de México“(1977), cuya portada fue ilustrada con un dibujo de su autoría. Su caja permanecerá cerrada hasta dentro de 100 años.

En 2015 la ministra de cultura colombiana depositó un legado en la caja  1483 en memoria del Premio Nobel Gabriel García Márquez:  una arqueta que contiene tierra de la casa de Aracataca en la que nació el escritor y periodista colombiano y una placa con el primer párrafo de Cien años de soledad “Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía había de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”.

bienvenido

Primera edición de Bienvenido Mr. Marshall

Además la Caja de las Letras cuenta con varios legados de personajes del mundo de la cultura como el compositor Cristóbal Hallffter, el cineasta Luis García Berlanga que depositó un guión inédito, la actriz Núria Espert que declaró que su objeto es “una cosa muy sensible y entrañable para mí, que tiene un significado más espiritual que profesional” o el bailarín Victor Ullate cuya caja no será abierta hasta el 2161.
En IberLibro no podemos parar de imaginar el valor y las maravillas que se esconden dentro de esas cajas, aunque tengamos que esperar algunos años para contemplarlas.

Twitter Facebook Email
avatar