Iberlibro Home

Entre libros y letras


El blog de IberLibro

Búsqueda Avanzada Materias Libros antiguos Libros usados Librerías
Búsqueda Avanzada

El Biblio-Yoga


Se dice que la “adicción” a la lectura y el deporte mezclan tan bien como el agua y el aceite. Los “libro-adictos” somos retratados normalmente como pálidos obsesivos a los que nos gusta evadirnos del mundo exterior y de cualquier actividad que no esté relacionada con la lectura.

…A decir verdad, esa descripción no dista mucho de algunos de nosotros. Pero eso no significa que no intentemos de vez en cuando acercarnos al mundo del deporte.

Siendo el yoga una de las actividades físicas más de moda estos días, Charlotte Lacroix, de Abebooks.de ha encontrado la manera de hacer un poco de ejercicio y estirar las extremidades mientras se toma el sol, todo sin sacar la nariz del libro.

Hemos traducido su experiencia aparecida en ZVABlog para vosotros.


No me gusta admitirlo: soy una sedentaria. En estos días de verano es casi inevitable sentir remordimientos cuando ves a la gente ponerse el bañador o ir al parque con su colchoneta de yoga. En mi caso, la colchoneta de yoga la utilizo normalmente para descansar, sobre todo para tumbarme en el parque a leer mis libros.

Sin embargo, he encontrado una solución para mi dilema: ¿sabíais que hay una manera de hacer deporte mientras se lee?

La experta en yoga Erin Schafranek, de “Rundum Yoga” me enseñó cómo hacerlo. Las poses que me recomendó me trasladaron de nuevo al mundo de los libros…

1. “Libro cerrado”

Empezamos el entrenamiento de manera suave: las plantas de los pies se juntan en forma plana y bajamos el cuerpo poco a poco. En esta posición hasta el más intrigante de los libros se puede leer relajadamente.

charlotte-1

2. “La esfinge lectora”

Conocida como “esfinge” a secas por los aficionados al yoga, esta posición llama a la lectura relajada, sin dejar de estirar la espalda. Perfecta para una lectura amena.

charlotte-2

3. “El soportalibros”

¿Qué os parecen estos “soportalibros” deportivos? La clave para realizar esta posición es mantener las piernas y los pies en un ángulo de 90 grados. Esta puede ser una buena posición para leer comedia, puesto que la sangre se os va a subir a la cabeza de todos modos.

charlotte-3

4. “El pirata lector”

Vale, técnicamente esta pose se llama “el árbol” y es un poco menos cómoda que las anteriores, pero no podéis negar que parece un pirata con la pata de palo. Necesitareis un poco de equilibrio, así que por favor, no leáis nada muy absorbente si no queréis caer.

charlotte-4

5. “La oreja de perro”

La oreja de perro no solo parece una esquina doblada en una página de un libro, sino que también ayuda a entrenar las piernas, la espalda y los hombros mientras se estira la columna vertebral.

charlotte-5

6. “El marcador”

El marcador entrena los brazos y los abdominales. Asegúrate de que tus brazos conforman un ángulo de 90 grados con el suelo y que tus pies estén a la misma altura que tus hombros. Una posición que te mantendrá en forma – aunque seguramente no puedas aguantar muchas páginas en ella.

charlotte-6

7. “El libro abierto”

No tan inocua como su nombre puede sugerir, esta posición no es para principiantes. Además, quizás convenga probarla delante de un espejo antes de ponerla en práctica en el parque. Erin parece hasta relajada en esta posición…

charlotte-7

8. “El bibliómano”

¡Hay que ser muy “bibliómano” para intentar esta posición sin tener experiencia en yoga! Hasta a nuestra modelo y experta en yoga le cuesta mantener la vista en el libro mientras realiza esta posición.

charlotte-8

Por fin tras un día de entrenamiento con Erin Schafranek, nuestra intrépida bloguera puede volver al parque con la conciencia tranquila y la cabeza bien alta.

charlotte-9

Twitter Facebook Email
avatar