Iberlibro Home

Entre libros y letras


El blog de IberLibro

Búsqueda Avanzada Materias Libros antiguos Libros usados Librerías
Búsqueda Avanzada

Encuadernaciones con piel humana


Libro-Padre-Garnet

Libro encuadernado con la piel del Padre Garnet (Fuente 4)

Existen muchas técnicas de encuadernación, como la rústica, térmica, en piel, espiral, alzada, etc., muy comunes y conocidas, pero hoy queremos presentar algo fuera de lo “normal”.

La bibliopegia antropodérmica es una técnica de encuadernación de libros con piel humana, sí habéis leído bien, este tipo de encuadernación se realiza con piel humana. Esta práctica data del siglo XIII aunque alcanzó su apogeo en el siglo XVII, época en la que se podían encontrar testamentos encuadernados con la piel del testador, o confesiones de delincuentes entre otros.

En lo que se refiere a la historia de los libros realizados con esta técnica, se puede afirmar sin duda que son de origen un tanto oscuro o macabro, como es el caso de “A true and Perfect Relation of the Whole Proceedings Against the Late Most Barbarous Traitors, Garnet a Jesuit and His Confederates” (año 1606). Este libro detalla el proceso contra el Padre Henry Garnet y sus cómplices por el intento de asesinato del rey James I de Inglaterra. Según cuentan los subastadores del ejemplar, supuestamente encuadernado con la piel de Garnet, en la portada se puede distinguir su cara.

Otro libro que se dice que está encuadernado con piel humana es un ejemplar de la Constitución francesa de 1793, conservado en el “Museo Carnavalet”. Según cuenta la leyenda el ejemplar fue encuadernado con la piel de muchos de los guillotinados en unas tenerías de Meudon, cerca de París.

Otro oscuro ejemplo es el de un ejemplar ubicado en la biblioteca de la universidad de Harvard titulado “Practicarum Quastionum Circa Leges Regias Hispaniae” (un tratado sobre leyes españolas), en la última página se podía leer: “La cubierta de este libro es un recuerdo de mi querido amigo, Jonas Wright, quien fue desollado vivo por la tribu Wavuma, el 4 de agosto de 1632. El rey Btesa me entregó el libro, el cual era una de las posesiones más importantes de Jonas, junto con una buena porción de su piel, para forrarlo. Descanse en paz”. Aunque en este caso un análisis de la encuadernación desveló que se trataba de piel de cabra.

Sin duda una técnica de encuadernación muy peculiar y macabra que, por su espectacularidad y rareza da pie a leyendas negras alrededor de ella.

 

Fuente 1 / Fuente 2 / Fuente 3 /Fuente 4

Twitter Facebook Email
avatar