Iberlibro Home

Entre libros y letras


El blog de IberLibro

Búsqueda Avanzada Materias Libros antiguos Libros usados Librerías
Búsqueda Avanzada

IberLibro visita la Feria de Primavera


FeriaPrimavera

La llegada de la primavera y el buen tiempo son siempre excusa para salir a la calle, y estos días en Madrid hay un mayor motivo para hacerlo: se celebra durante 19 días la 38 edición de la Feria del Libro Antiguo y de Ocasión, en el Paseo de Recoletos. Allí se encuentran bibliófilos y curiosos, coleccionistas y estudiantes, libreros y familias y, lo más importante, lectores y amantes del libro impreso. Más de medio millón de ejemplares salen a la calle de la mano de 40 libreros de Madrid, Sevilla, Pamplona y Barcelona, en horario ininterrumpido de 11:00 a 21:00 horas. IberLibro no ha querido perderse este encuentro y la oportunidad de conversar con ellos.

Una Feria con solera

Para Francisco Moncada, presidente de la Asociación de Libreros de Lance de Madrid, esta feria es de las mejores que se celebran en el sector, no solamente por el producto ofertado, sino también por las fechas y el lugar. “Ya en los años 30 algunas editoriales empezaron a organizar ferias en el Paseo de Recoletos, situado en uno de los entornos culturales más importantes de España”, comenta Francisco.  Enrique, dueño de la librería Salambó, señala la importancia de que la Feria se celebre en Madrid, ya que acerca el mercado del libro antiguo y de ocasión a un amplio abanico de público, forjándose nuevos y antiguos clientes en medio de un ambiente festivo y de ocio.

El libro impreso sobrevivirá al formato digital

feria-texto

Enrique lleva más de 15 años en la Feria y a lo largo de este tiempo ha observado una evolución del tipo de público que acude al evento, así como del producto demandado. Antes de la revolución digital, los lectores sólo conocían la compra directa y tenían el libro como una de las aficiones fundamentales. Actualmente la oferta de ocio es mucho más amplia, y los formatos del libro no se limitan al papel. No obstante, los jóvenes que acuden a la Feria aprenden a valorar el libro como objeto, a apreciar una buena cubierta o una buena edición.

Marcos Ortiz, dueño de la librería Ortiz Marcos, nota especialmente el impacto de la Feria. Para él la Feria es una gran oportunidad para tener un contacto directo con sus clientes habituales y conocer nuevos lectores para su librería. Particularmente a los jóvenes les llama la atención el hecho de ver y tocar objetos de otras épocas: “la gente joven nunca ha visto una revista de la República, por eso cuando vienen se paran a mirarlas”, dice Marcos.

Impacto de la Feria y visión de futuro

La Feria abre puntualmente el mercado del libro antiguo y de ocasión a un público que no está familiarizado con este tipo de producto, especialmente jóvenes, y a gente mayor que no se siente cómoda con el formato digital o canales de venta por Internet. Miguel, dueño de Libros Madrid, apunta que es en la Feria donde nacen muchos coleccionistas y bibliófilos.

Para muchos de los libreros, durante la Feria se realiza gran parte de la facturación anual. Pero para ellos se trata más de una pasión y una forma de vida, y son muy conscientes de su papel como conservacionistas del patrimonio bibliográfico español.  Es por ese motivo que, aunque las nuevas tecnologías han transformado el mundo del libro y la edición, las generaciones futuras seguirán en contacto físico con el libro, así como los libreros, mecenas culturales y máximos conocedores del producto que venden.

 

Para saber más: 38ª Feria del Libro Antiguo y de Ocasión de Madrid

Twitter Facebook Email
avatar