Iberlibro Home

Entre libros y letras


El blog de IberLibro

Búsqueda Avanzada Materias Libros antiguos Libros usados Librerías
Búsqueda Avanzada

El misterioso manuscrito Voynich


Manuscrito Voynich extendido

Si en otra ocasión os hablamos del Codex Seraphinianus, considerado el libro más raro del mundo, hoy tenemos entre manos una pieza no menos singular: el Manuscrito Voynich. La principal diferencia es que el primero fue escrito hace apenas 30 años, mientras que este manuscrito data de entre 1404 y 1438, según pruebas del Carbono-14. Sin embargo, descifrar su autoría y contenido no parece una cuestión tan sencilla.

Se cree que su origen está en algún lugar al norte de Italia y se conocen algunas de las manos por las que fue pasando: el emperador germano Rodolfo II, el alquimista checo Georgius Barschius, el jesuita alemán Athanasius Kircher… Lo más probable es que quedara entonces en manos jesuitas durante más de dos siglos, hasta 1912. Fue entonces cuando Wilfrid M. Voynich, un anticuario de libros que hoy da nombre al manuscrito, lo adquirió a bajo coste de un colegio jesuita de Villa Mondragone, al lado de Roma. Sus herederos lo vendieron en 1961 al anticuario austriaco Hans P. Kraus que, arrepentido al no encontrar comprador, lo terminó donando ocho años más tarde a la Universidad de Yale, donde hoy se encuentra.

Detalle del manuscrito VoynichLa obra presenta 240 páginas en pergamino, aunque se sabe por la paginación que faltan por lo menos 30 adicionales. Sus múltiples ilustraciones parecen aludir a la botánica, la biología y la farmacéutica, aunque abundan también los motivos astronómicos, cosmológicos y, sencillamente, surrealistas.

Sin embargo, el mayor misterio lo entraña el texto, cuyo desconocido idioma —con alfabeto propio— se ha bautizado ya como “voynichés”. Durante más de un siglo los mejores criptógrafos y centros, desde la CIA hasta la NASA, han intentado en vano descifrarlo, llegando a conclusiones tan increíbles como la del ingeniero Jacques Bergier, que afirmó que se trataba de un manual con conocimientos avanzadísimos de energía nuclear, que el autor encriptó para evitar la autodestrucción de la raza humana.

No es de extrañar, pues, que una mayoría de investigadores haya llegado a la conclusión de que el manuscrito Voynich no tiene sentido en absoluto, algunos de los cuales apuntan a que el propio Voynich pudo haber usado sus conocimientos de bibliofilia para falsificarlo y enriquecerse. Los defensores del sentido del texto apuntan entre otras cosas que el idioma empleado cumple a rajatabla la “ley de Zipf“, que establece que en todas las lenguas humanas la palabra más frecuente en un texto extenso aparece el doble de veces que la segunda más frecuente, el triple que la tercera, etcétera; algo desconocido en el siglo XV y que en lenguajes inventados como el élfico y el klingon no ocurre.

Sea como fuere, parece que el misterio del manuscrito Voynich se mantiene tan vivo hoy como hace cinco siglos, y tal vez la duda de si carece o no de sentido quedará siempre sin respuesta.

> Hojear el manuscrito Voynich digitalizado

> Codex Seraphinianus: el libro más raro del mundo

> Libros sobre el manuscrito Voynich en IberLibro

Manuscrito Voynich

Twitter Facebook Email
avatar