Iberlibro Home

Entre libros y letras


El blog de IberLibro

Búsqueda Avanzada Materias Libros antiguos Libros usados Librerías
Búsqueda Avanzada

XVI Salón del Libro antiguo de Madrid


Salon-2013IberLibro, un año más, colabora con el Gremio Madrileño de Libreros de Viejo en la celebración del XVI Salón del Libro Antiguo de Madrid. Este evento tendrá lugar entre los días 12 y 15 de diciembre en el Hotel Miguel Ángel de Madrid.

En este salón, podrá admirar y adquirir esos tesoros bibliográficos que los libreros anticuarios de todo el mundo salvaguardan del paso del tiempo y del olvido, para que se perpetúen en el futuro y puedan ser admirados por los lectores venidos.

Para esta edición, la escritora Carmen Posadas se encargará del pregón inaugural; habrá también un taller de restauración de libros y encuadernaciones a cargo de Ángel Camacho, y además se entregará el II Premio Honorífico de Encuadernación de Arte a Ramón Gómez.

Guillermo Blázquez, presidente del Gremio Madrileño de Libreros de Viejo de Madrid, anima al bibliófilo a acercarse al Salón:

“¿Libros antiguos? ¿libros de ayer? ¿de hoy? ¿de mañana?… Libros de siempre que no envejecen, conservados por el bálsamo del tiempo por el amor de un loco coleccionista, libros que con el paso del tiempo se embellecen. Es el tiempo lo que atraviesan, suavemente, sin verse afectados por él, se adaptan a su aire, adquieren pátina, se ennoblecen, se transmiten de bibliólo en bibliólo. Se vuelven centenarios, como los sabios. Siempre eternos.

Todos los bibliólos y amantes del libro tenemos una cita obligada en el próximo Salón del Libro Antiguo de Madrid, que celebrarermos entre los días 12 y 15 de diciembre en el Hotel Miguel Ángel, como viene siendo habitual todos los años. Además, este año contamos con la escritora Carmen Posadas como nuestra pregonera, tanto por la importante biblioteca que atesora como por su carrera como escritora, que le ha proporcionado importantes premios nacionales e internacionales y que ha sido considerada por la revista Newsweek como una de las autoras más relevantes de su generación.

En este decimosexto Salón se expondrán, para su contemplación y venta, una gran variedad de manuscritos, grabados y libros antiguos. Entre estos últimos, el visitante y el bibiólo encontrarán impresiones incunables, góticas y otras con la belleza tipográca del Dieciocho, además de primeras ediciones de los autores de nuestro Siglo de Oro. Libros, todos ellos, que el paso del tiempo ha ennoblecido y que, ante su nuevo propietario, triunfantes se han de alzar, como afirmaba Menéndez Pelayo al finanal de la Epístola a Horacio.

La consideración hacia el comercio del libro es añeja con respecto al trato con el comprador, recuérdese la pragmática de veintiuno de mayo de 1692, por la que se autorizaba a los mercaderes de libros llevar trajes de seda. El propio don Marcelino sancionó a las librerías anticuarias otorgándoles nobleza intelectual, gracias a las tertulias que mantenía, en unión de Cánovas y de Castelar, en aquel Madrid todavía decimonónico, y que las convertían en cátedras improvisadas, como las que se desarrollaban en la trastienda de la librería de Mariano Murillo, en la calle de Alcalá.

Pero en estos años presentes, en que se extiende la lectoescritura y la relación personal por correo electrónico y en que, por imposición de los tiempos, se produce en internet un comercio importante de compra venta de libros, conviene ponderar la permanencia de Ferias y Salones como el nuestro, en los que los libreros anticuarios exponemos raros y excelentes ejemplares en un marco coloquial alejado de la frialdad e impersonalidad informática, y en los que el acionado puede permitirse el placer de acariciar, con la yema de los dedos, una magníca encuadernación, o recrearse ante unos maravillosos grabados magistralmente estampados.

Como en todas las anteriores ocasiones, esperamos que los libros que con tanto cuidado hemos elegido para este Decimosexto Salón del Libro Antiguo, cumplan las expectativas de los acionados que nos visiten, pues cada uno de ellos estará esperando, en el reposo del recinto, a que su nuevo dueño los encuentre. Porque, como dice un sabio proverbio hindú “un libro abierto es un cerebro que habla; cerrado, un amigo que espera; olvidado, un alma que perdona; destruído, un corazón que llora”.

Guillermo Blázquez

Twitter Facebook Email
avatar