Iberlibro Home

Entre libros y letras


El blog de IberLibro

Búsqueda Avanzada Materias Libros antiguos Libros usados Librerías
Búsqueda Avanzada

Las últimas palabras de 10 escritores famosos


Contrario a lo que se suele pensar, las últimas palabras de un escritor, aun en su lecho de muerte, no son siempre ni tan meditadas ni tan predecibles. ¡Estas diez frases, desde luego, no os dejarán indiferentes!

La muerte de Sócrates (1787)

Lewis Carroll

“Quítame esta almohada, ya no la necesito”

El autor de Alicia en el país de las maravillas murió de una neumonía después de sufrir una gripe. De pequeño padeció una tos ferina que lo dejó sordo de un oído.

 

Franz Kafka

“¡Mátame o de lo contrario serás un asesino!”

La salud frágil del escritor checo se vio superada a sus 40 años por una tuberculosis que convirtió sus últimos días en un infierno. El doctor accedió y acabó con su sufrimiento.

 

Dylan Thomas

“Me he tomado 18 whiskies. ¡Creo que es mi récord!”

El popular poeta, cuentista y dramaturgo galés, orgulloso bebedor hasta el final, murió de una neumonía mezclada con problemas hepáticos.

 

León Tolstói

“Incluso en el valle de las sombras de la muerte, dos y dos no son seis”

Esto es lo que en su lecho de muerte contestó el escritor de Guerra y Paz cuando sus amigos lo invitaron a reconciliarse con la iglesia ortodoxa.

 

Sócrates

“Critón, le debemos un gallo a Asclepio. No te olvides de pagárselo”

El gran filósofo griego acababa de ingerir cicuta como condena por no reconocer a los dioses atenienses y “corromper la juventud”. Asclepio es el dios griego de la Medicina.

 

Honoré de Balzac

“Ocho horas con fiebre… ¡me habría dado tiempo a escribir un libro!”

El escritor francés murió a los 50 años tras sucesivos problemas de salud.

 

Aldous Huxley

“LSD: 100 microgramos intramuscular”

El coqueteo del escritor con las drogas ya se había materializado con Las puertas de la percepción. Antes de morir le pidió a su mujer que le inyectara dos dosis de LSD.

 

Anton Chéjov

“Hace mucho que no tomo champán”

Poco antes de pronunciar esta frase, había pedido que le sirvieran una copa de champán. La bebió a pequeños sorbos, dejó la copa en la mesilla y falleció.

 

Vicente Huidobro

“¡Cara de poto!”

Cuando el poeta chileno volvió a la consciencia justo antes de morir, confesó que tenía miedo y le hizo llorar a su amiga Henriette Petit con este insulto, equivalente a “Cara culo”.

 

Karl Marx

“¡Vamos, fuera! ¡Las últimas palabras son para estúpidos que no han dicho lo suficiente mientras vivían!”

Esto fue lo que le contestó filósofo y escritor de El capital a su criada cuando le preguntó en su lecho de muerte si tenía algunas últimas palabras que compartir.

 


 

De propina, una anécdota curiosa relacionada con este tema. ¿Sabéis qué contestó Isaac Asimov cuando le preguntaron qué haría si descubriera que le quedan seis meses de vida?”.

“Escribir más deprisa”

Fuente: Papel en blanco

Twitter Facebook Email
avatar