Iberlibro Home

Entre libros y letras


El blog de IberLibro

Búsqueda Avanzada Materias Libros antiguos Libros usados Librerías
Búsqueda Avanzada

El renacimiento de ‘Poeta en Nueva York’


Poco tiempo antes de su muerte, exactamente el 13 de julio de 1936, Federico García Lorca fue a Madrid con un propósito: entregarle a su editor, José Bergamín, el manuscrito de Poeta en Nueva York. Al no encontrarlo en su oficina de la revista “Cruz y Raya“, García Lorca le dejó una nota manuscrita que decía: “He estado a verte y creo que volveré mañana”. Lamentablemente, ese mañana nunca llegó. Partió hacia Granada pocos días antes de que estallara la guerra y, el resto, ya es historia.

Tras la muerte del poeta, el manuscrito (que acabaría siendo una obra maestra que cambiaría para siempre la literatura) pasó por toda clase de vicisitudes y nunca llegó a ser publicado en el orden indicado por García Lorca. O al menos esto ha sido así hasta ahora, ya que la semana que viene será posible adquirir una edición de esta obra que sigue fielmente la voluntad del autor. Esta edición ha sido preparada por el hispanista británico Andrew A. Andenrson y será publicada por la editorial Galaxia Gutenberg.

Poeta en Nueva Yorkpoema que marcó la modernidad en la poesía española, fue escrito por Lorca entre 1929 y 1930, durante su estancia en la Universidad de Columbia. Se trata de un texto apasionante y melancólico, vanguardista con influencias surrealistas en las que Lorca plasmó sus angustias, soledad, deseos y sueños inspirado por las calles de Nueva York.

Durante muchas décadas el original permaneció en paradero desconocido hasta que fue descubierto en 1979 en manos de la actriz mexicana Manola Saavedra. Tras muchos litigios la Fundación García Lorca lo consiguió en 2003. Y es que, la historia de este manuscrito es digna de mención. Cuando estalla la guerra, José Bergamín se lo lleva con él al exilio, primero a Francia y después a México. Intenta publicarlo en París, pero por diversas razones nunca lo consigue.

Después viajó a México y allí, según Anderson, “Bergamín le regala el manuscrito a Jesús de Ussía, que había apoyado económicamente su editorial Séneca. Años más tarde, cuando Ussía sale de México, lo deja con otras posesiones suyas almacenadas a cargo de un pariente, Ernesto de Oteyza”. Finalmente, parece ser que la viuda de este último se lo regala a su vez a la actriz Manolita Saavedra que lo guarda en su casa de Cuernavaca hasta los años noventa y ésta, cuando se da cuenta de que se trata de una pieza muy buscada, decide venderla.

La publicación de la primera edición de este original de Poeta en Nueva York (que contiene reproducciones de los originales mecanografiados y manuscritos), coincide además con una gran exposición en la Biblioteca Pública de Nueva York, donde por primera vez se podrán contemplar los manuscritos, cartas dibujos y documentos que componen el poemario.

Desde IberLibro no podemos menos que celebrar que 77 años después de que García Lorca entregara el manuscrito y, tras una vida llena de vaivenes e interrogantes, podemos finalmente disfrutar de esta obra maestra tal como su autor la concibió.

Fuente: cultura.elpais.com

Twitter Facebook Email
avatar