Guía básica para coleccionar arte

Suena intimidante pero coleccionar arte es una de las formas más divertidas de comprar. Por supuesto, los coleccionistas jamás lo llaman “ir de compras”, eso es lo que hacemos en cualquier tienda, y aquí se trata de encontrar hermosas piezas de arte. Para mucha gente, adquirir obras de arte es una forma de canalizar su propia creatividad. Para otros, se trata de la emoción de poseer algo creado por un artista de renombre. Pero la mayoría de nosotros compramos arte simplemente para admirar su belleza.

La primera regla es que no hay reglas. Utilice el sentido común para evitar problemas como la bancarrota o tener que encontrar espacio para una obra mastodóntica en un apartamento diminuto. Aparte de eso, puede comprar arte como guste. Aquí le proporcionamos algunos consejos esperando que le guíen en el proceso de encontrar su propio método.

Haga sus deberes

Lo divertido empieza adquiriendo el conocimiento. Tiene que informarse para saber valorar. Visite galerías de arte, museos, hable con los artistas, vaya a eventos y exhibiciones, vea subastas… Internet dispone también de una gran cantidad de información sobre arte. Construya una biblioteca de libros sobre sus artistas favoritos o sus estilos predilectos, acumular catálogos le permitirá tener a su disposición información valiosa y detallada sobre el trabajo de los artistas. Con 2.000 años de arte de los que dar cuenta hay mucho que aprender y, tratándose de arte, el proceso será edificante. Las historias detrás de los artistas y su obra pueden ser fascinantes.

Investigue en galerías de arte y museos.

Familiarícese con la terminología

Como con cualquier tema que queramos explorar seriamente, hay cierta terminología y argot que aprender. En los 90´s uno tenía que buscar términos en glosarios al final de libros de texto o preguntar nerviosamente en la galería el significado de la palabra “gouache”. Algunos términos tienen un origen histórico mientras que otros son más bien técnicos. Arte fotográfico (desde daguerrotipos a cartas de visita) es un término técnico ya que se debe a una nueva tecnología. Hoy en día usted puede consultar en línea cualquier término en cuestión de segundos.

Céntrese en un área

El estudio en profundidad abrirá su imaginación a nuevas áreas. Podría centrarse en un artista, o un grupo de ellos que trabajaron en un mismo entorno. Podría ser una época, un movimiento, un método, o arte que se ocupa de materias concretas como paisajes, retratos o protestas civiles. Limitando sus opciones, su colección podrá desarrollar fuertemente un tema, y las exhibiciones temáticas son las más llamativas. No es fácil encajar con sentido diferentes estilos de arte en una misma habitación. Para desglosarlo en diferentes medios, podría fijarse en pinturas, dibujos, láminas, fotografías, esculturas o medios combinados. Cada uno tiene su propia terminología y múltiples variantes. Pero hay mucho, mucho más, desde arte digital a bellas vidrieras policromadas.

Compre lo que le apasiona

El arte es profundamente personal y lo que lo hace especial es su naturaleza subjetiva. Lo que compre estará puesto en su casa así que no se preocupe por las modas, compre algo que vaya a hacerle feliz. Es mejor ignorar a los snobs (no por nada Woody Allen situaba las conversaciones más presuntuosas de sus películas en galerías de arte). No tiene por qué limitarse a objetos de arte únicos e irrepetibles. Pregúntese a usted mismo si esa obra le seguirá gustando dentro de 10 años.

Tenga en cuenta el lugar en que colocar la pieza

Esto implica conocer las dimensiones y quizá también el peso de su nueva adquisición, así como todo lo que sea visible a su alrededor. ¿Está la pieza enmarcada? Si no, ¿qué idea tiene para enmarcarla? ¿Tiene la habitación los colores adecuados para combinar con la obra? ¿Cómo afectará la luz a su visibilidad? ¿Hay riesgo de daño por luz directa del sol? Lo más grande no es siempre lo mejor, una buena colección de pequeñas acuarelas puede tener más impacto que una enorme pieza de pop art. Tenga en cuenta el espacio en su conjunto. Fíjese en cómo las galerías exponen su arte.

Tenga en cuenta el lugar en que colocar la pieza.

Establezca un presupuesto

Póngase un límite, y sobre todo, respételo. Las palabras “acabo de comprar una pintura encantadora aunque era algo más cara de lo esperado” no deberían salir de su boca. Es fácil quemar grandes cantidades de dinero en el mundo del arte así que tenga en cuenta su salud bancaria antes de apretar el gatillo de su tarjeta.

No compre arte como una inversión

Suena factible, pero no lo es. Los coleccionistas profesionales de arte, que invierten continuamente en él, fracasan en generar beneficios la mayoría de las veces. Para alcanzar el éxito, necesita identificar a los mejores artistas en los comienzos de su carrera y apostar a que el resto del mundo acabará por asumir su talento. Si realmente quiere apostar por el talento emergente, entonces las galerías nuevas y alternativas son perfectas para dar con nuevos artistas antes de que se hagan famosos.

Tenga en cuenta antigüedad y condición

Una pieza de arte puede haber sido creada hace dos meses o dos siglos. Cuanto más antigua sea la obra más tendrá que preocuparse por su estado. ¿Cómo determinaron su antigüedad? ¿Se ocuparon bien de ella sus antiguos propietarios? Si un objeto ha sido reparado o restaurado, es natural pedir explicaciones a propósito de la naturaleza de dicha restauración y fotografías de calidad de las zonas reparadas antes de comprar online.

Pregunte por la procedencia

Al igual que con libros antiguos, es muy importante entender la procedencia de una pieza para entender su historia y confirmar que está pagando un precio justo. Es vital cuando se habla de pinturas originales. Debe conocer los detalles de los anteriores propietarios y ver evidencias de cómo la pieza ha ido cambiando de manos a través de los años. Si está pensando en un artista de renombre, entonces haría bien en consultar con expertos imparciales que verifiquen su autenticidad. Un certificado ofrecido por el propio vendedor no vale más que el papel en el que está impreso. Comprar directamente del artista es el método definitivo para asegurarse de cualquier duda acerca de su procedencia.

Valore las copias de edición limitada

Cuando tiene que ajustarse a un presupuesto, tiene todo el sentido fijarse en arte impreso en ediciones múltiples, aunque limitadas. Estos artículos normalmente tienen precios asequibles y dan a los coleccionistas la oportunidad de poseer arte de los artistas más famosos. Asimismo, los grabados y otras técnicas sobre papel pueden ser substancialmente más baratos que grandes obras en lienzo. Si usted literalmente necesita poseer un Monet pero no tiene el dinero que cuesta un original, entonces las reproducciones y pósters son una buena solución. Muchos coleccionistas empezaron con un buen póster.

Valore las copias de edición limitada.

Piense más allá del lienzo

El arte se sirve en muchas formas y tamaños. No tiene por qué limitarse a la pintura sobre lienzo o a las esculturas de piedra. Valore libros de artista, láminas creadas originalmente para ser impresas en libros, arte conceptual, arte folclórico, arte digital, cerámica, o combinaciones de métodos antiguos y modernos. La lista continúa y continúa. Los críticos solían reírse de aquellos que sugerían que el grafiti podría ser una forma de arte, y hoy en día Jean-Michel Basquiat es un artista que vende por 100 millones de dólares. El mundo del arte está a sus pies.

Piense más allá del lienzo.

¿Qué otros consejos tiene?