Arquitectura Popular Española. Tomo IV.

Carlos Flores

Editorial: Aguilar, 1973
Usado / Simil piel Edit Con Sobrcub Il / Cantidad: 0
Disponible en otras librerías
Ver todos  los ejemplares de este libro

Sobre el libro

Lamentablemente este ejemplar en específico ya no está disponible. A continuación, le mostramos una lista de copias similares de Arquitectura Popular Española. Tomo IV. y Carlos Flores.

Descripción:

402pp. La Historia de la Arquitectura, tal como generalmente se conoce ha puesto siempre el énfasis en el trabajo del arquitecto considerado individualmente. Equivale a un poco más que a un "quién es quién" de los arquitectos que celebraron el poder y la riqueza, a una antología de edificios por y para privilegiados, "Las casas de los verdaderos y falsos dioses, de los príncipes del comercio y príncipes de la sangre", sin alusión alguna a las casas del pueblo. Aquí en cambio, trataremos de poner el acento en la arquitectura como empresa popular, como empresa comunal. Pietro Belluschi definió la arquitectura comunal como "un arte comunal producido, no por unos pocos intelectuales o especialistas, sino por la actividad espontánea y continua de todo un pueblo con una herencia común, actuando en una comunidad de experiencia. Los historiadores han oscurecido los talentos y realizaciones de constructores anónimos, hombres cuyos conceptos pueden rayar, alguna vez, la utopía, pero cuyas estéticas se acercan a lo sublime, constructores sin escuela que, siempre, en distintos lugares y tiempos, han mostrado un admirable talento para ubicar sus edificios en el medio natural. Y en lugar de tratar de conquistar la naturaleza, se adaptan al clima y aceptan el desafío de la topografía. Como resultado, hay que reconocer un sentido especial en el manejo de problemas prácticos. Así, las formas de sus casas, trasmitidas por generaciones, aparecen como eternamente válidas, al igual que las formas de sus herramientas. Es lo "humano" de esta arquitectura, lo que en adelante debería inspirar su consideración. La arquitectura popular surge como respuesta a las necesidades y posibilidades de los usuarios en la zona, no sólo en cuanto a las técnicas constructivas, sino también en lo que respecta al sentido plástico y a la manera de organización espacial. Los condicionamientos geográficos del suelo y clima, no pueden desligarse del contexto material y de infraestructura, que responden en una sociedad determinada, en forma de adaptación perfecta a sus necesidades. Esta íntima relación con el suelo, el clima, los conocimientos, la tradición, confiere a esta arquitectura un carácter local. El arquitecto popular, al construir su casa, da por supuesto, implícitamente, que será semejante a todas las que le rodean. Tanto su preocupación eminentemente titilara, como su acatamiento a los esquemas tradicionales, harán su obra difícilmente accesible a la frivolidad y al pintoresquismo. Aun aquellos valores que un observador ajeno pudiera encontrar como pintorescos serán resultado, por lo general, de planteamientos sustancialmente diferentes a tal preocupación. El arquitecto popular, generalmente, está desprovisto de todo prejuicio acerca de los efectos plásticos, lo que no supone una despreocupación absoluta a tal respeto. Tal actitud dará como resultado, soluciones inesperadas que, paradójicamente, pueden resultar sorprendentes y nuevas desde el punto de vista estético. La arquitectura popular es habitualmente una arquitectura de módulo unifamiliar, por tanto el arquitecto perseguirá la realización de una obra definitiva que será utilizada por él mismo y por sus descendientes y, que, por otra parte, es con frecuencia la única propiedad con que el hombre popular ha contado en los medios rurales. Carlos Flores (1973, I; 44) considera la arquitectura popular como una arquitectura existencial, un fenómeno vivo y nunca un ejercicio de diseño por el que perciben unos honorarios. Al ser planteada dentro de este supuesto hace que el arquitecto popular extienda su actuación más allá de los límites estrictos de la casa, preocupándose por cuestiones muchas veces marginadas por el arquitecto profesional. El constructor popular, a pesar de resolver sus edificios de dentro afuera, sabe que la actividad vital no se agota de puertas adentro; así, al pensar la vivienda tiene en cuenta su proyección exterior; así la vivienda popular es un reflejo auténtico de la vida campesina, aje. N° de ref. de la librería

Detalles bibliográficos

Título: Arquitectura Popular Española. Tomo IV.
Editorial: Aguilar
Año de publicación: 1973
Encuadernación: Simil piel Edit Con Sobrcub Il
Condición del libro: Muy bueno
Edición: 1ª Ed.

Los mejores resultados en AbeBooks

1.

FLORES, Carlos
Editorial: Aguilar Ediciones Madrid 1981 (1981)
Usado Tapa dura Cantidad: 1
Librería
Dedalus-Libros
(Madrid, MAD, España)
Valoración
[?]

Descripción Aguilar Ediciones Madrid 1981, 1981. 402 p Láminas 33,5X24,5 cm Ilustraciones en blanco y negro y color. Primera reimpresión. Encuadernación editorial en tela con sobrecubierta en papel. Estado de conservación: Muy bien. Nº de ref. de la librería 51537

Más información sobre esta librería | Hacer una pregunta a la librería

Comprar usado
EUR 80,00
Convertir moneda

Añadir al carrito

Gastos de envío: EUR 6,01
A España
Destinos, gastos y plazos de envío

2.

Carlos Flores
Usado Cantidad: 1
Librería
Valoración
[?]

Descripción Aguilar, 1976, primera, tela, sobrecubierta (algo deteriorada), 33x25, color y negro, arquitectura popular española, ANDALUCIA, LEVANTE (MURCIA Y VALENCIA). Nº de ref. de la librería 41032

Más información sobre esta librería | Hacer una pregunta a la librería

Comprar usado
EUR 190,00
Convertir moneda

Añadir al carrito

Gastos de envío: EUR 1,49
A España
Destinos, gastos y plazos de envío