9788425222764: Naturaleza y artificio: El ideal pintoresco en la arquitectura y el paisajismo contemporáneos (Compendios de Arquitectura Contemporánea)
Ver todas las copias de esta edición ISBN.
 
 
Reseña del editor:


El ideal pintoresco está plenamente vigente en la actualidad y, tras el episodio posmoderno, la estética de los primeros autores pintorescos del siglo XVIII ha resurgido; sus textos a menudo describen mejor los intereses de muchas creaciones contemporáneas que toda la tratadística moderna. No se trata de afirmar que estamos como estábamos, sino de constatar que una parte importante de la estética contemporánea está interesada esencialmente en problemas similares a los que se planteaban los autores pintorescos, y que este fenómeno ha ido creciendo desde 1973, año que marca el auge de una nueva sensibilidad medioambiental y el abandono de las actitudes, lenguajes tópicos y metas de la modernidad.

Extracto. © Reimpreso con autorización. Reservados todos los derechos.:



Texto de la introducción:

‘Introducción

por Iñaki Ábalos

La tesis de que el ideal pintoresco está plenamente vigente hoy en día, y de que la estética de los primeros autores pintorescos ha revivido tras el episodio posmoderno (como consecuencia del advenimiento de nuevos instrumentos de diseño y nuevos valores culturales), de modo que los textos de aquellos autores del siglo XVIII a menudo describen mejor los intereses de muchas creaciones contemporáneas que toda la tratadística moderna, ha sido defendida por distintos autores desde que Robert Smithson la hiciera suya alrededor de 1970. Esta tesis no intenta afirmar que estamos como estábamos, sino que trata de decir que una parte importante de la estética contemporánea está interesada esencialmente por problemas similares a los que se planteaban los autores pintorescos —afirmación a la que puede darse la vuelta, sosteniendo que la elasticidad del ideario estético pintoresco ha permitido nuevas formulaciones adaptadas a los problemas y a los valores actuales— y que este fenómeno ha ido creciendo desde 1973 —año de la crisis energética que tantos autores, y esta misma colección de Compendios de Arquitectura Contemporánea, han adoptado como el del advenimiento de una condición “contemporánea”—, marcando el auge de una nueva sensibilidad medioambiental y el abandono de las actitudes, los lenguajes tópicos y las metas de la modernidad. Uno de los “asuntos” clave para entender esta transformación es el interés creciente, con múltiples manifestaciones y ramificaciones, por cuestionar la relación dialéctica entre naturaleza y artificio heredada de la modernidad, por plantear una mayor afinidad o identificación entre ambos conceptos, un interés que traspasa el ámbito político y científico para alcanzar de lleno las prácticas artísticas y la arquitectura. Sin duda, la sensibilidad medioambiental que afecta a la vida cotidiana, a la economía, a la cultura y a la política ha arraigado modificando la percepción del entorno que tenemos, de forma similar a como el auge de la mirada empirista en su día dio a luz a los primeros tratados pintorescos, cuya estética ha sido descrita más de una vez como consecuencia directa de dicha mirada. El creciente prestigio del paisajismo como disciplina creativa, para algunos capaz de producir una ciudad más acorde con las demandas sociales que las prácticas del urbanismo, es un hecho extendido, medible en la enorme difusión que esta disciplina recibe en los medios profesionales arquitectónicos (apenas hace dos décadas era por completo invisible). Algunas de sus propuestas, como el “jardín en movimiento” de Gilles Clément o, de forma más estructural, el landscape urbanism de la mano de James Corner (Field Operations), han entrado a formar parte de la cultura proyectual de las nuevas generaciones de arquitectos con total naturalidad. Son manifestaciones de un fenómeno más amplio que puede registrarse en distintos campos. En el terreno puramente técnico y constructivo, observamos que el interés moderno por los materiales artificiales se ha visto desplazado doblemente. La materialidad natural ha pasado a ser un campo de investigación relevante, en algunos momentos hasta arrasador. La introducción de materias naturales como materiales de construcción, las cubiertas ecológicas, las fachadas verdes, así como las metáforas de nubes, agua, moléculas, enzimas, viento, flujos, tornados y otros fenómenos atmosféricos o meteoros como desencadenantes imaginarios de los proyectos está a la orden del día. Y no es un fenómeno exclusivamente arquitectónico: la enorme influencia alcanzada por la obra de Olafur Eliasson en el ámbito plástico da buena cuenta de este desplazamiento de interés hacia las materias naturales y lo háptico o atmosférico. Por otra parte, el interés creciente por controlar el consumo energético y las emisiones de gases nocivos ha ido generando una visión de la energía como verdadero material de construcción, que implica un cambio de sistemáticas proyectuales, de formas de trabajar, y conlleva un cuestionamiento de los parámetros materiales y técnicos del confort moderno, buscando identificar técnicas de optimización en la gestión del consumo y las emisiones y generando lo que podríamos denominar un paradigma “termodinámico” frente al mecánico típico de la modernidad, utilizando aquí las palabras de Sanford Kwinter.

Cabe reseñar también que, desde el punto de vista ensayístico o teórico, se han esbozado en este mismo período muchas posiciones arquitectónicas a partir de postulados ecológicos, bioclimáticos o paisajísticos, así como a partir de la noción de reciclaje: neologismos como groundscrapes, land-arch, “especies filogenéticas”, “geofractales”, landform buildings y otros muestran hasta qué punto la imitación de la naturaleza y de las actuales visiones científicas de la misma sirven como inspiración a un modelo estético y técnico híbrido, que busca la disolución de la dicotomía moderna naturaleza/artificio, en gran parte amparado en la propia disposición de las tecnologías digitales y su sistemática binaria para la construcción de sistemas complejos análogos a los de la vida orgánica.

Es esta perspectiva la que nos interesa aquí: la construcción de un ideario estético a partir del cuestionamiento de tal modelo dicotómico y la repercusión de dicho ideario en la construcción de nuevas prácticas de la arquitectura y el paisaje.

Leyendo simultáneamente escritos que desarrollaban alguna de estas teorías contemporáneas y el bellísimo texto escrito entre 1790 y 1810 por Uvedale Price —Three essays on the picturesque— fue como visualicé este retorno del paradigma pintoresco a la escena cultural arquitectónica y paisajística. Y ha sido uno de mis intereses prioritarios, especialmente al escribir los dos volúmenes del Atlas pintoresco,2 dar fe de esta dimensión histórica, del espesor temporal de algunas de las ideas estéticas contemporáneas, desde la convicción de que hacerlo permitiría a algún lector alejarse de la excesiva inocencia que rodea a menudo estas propuestas “neonaturalistas”.

De hecho, al documentar y escribir los dos volúmenes del Atlas pintoresco fui descubriendo que esta idea, la de la ligazón entre la estética pintoresca y la contemporánea, había dado ya lugar a un número considerable de textos memorables de autores cuyo prestigio no sólo reforzaba, sino que ampliaba y contextualizaba esta primera intuición; su disposición ordenada permitirá apreciar el alcance de sus ideas que, de otro modo, seguirían quedando subsumidas, no visibles en su verdadera magnitud. Así pues, una selección de esas referencias, razonada y ordenada cronológicamente, compone este compendio, que recoge aquellos temas que creo principales del ideario pintoresco, actualizado hoy con nuevas formulaciones.

El volumen se ciñe voluntariamente a los ámbitos disciplinares de la arquitectura y el paisajismo, o de ambas disciplinas ejercidas simultáneamente, escogiendo exclusivamente textos realizados por críticos, ensayistas y profesionales en activo de ambas disciplinas. Se ha reducido a un único texto el “privilegio” que la colección concede de seleccionar alguno con fecha anterior a 1973. Este texto es “Cuaderno del jardinero”, escrito por David Greene en 1969, miembro del grupo Archigram, y publicado en la revista del mismo nombre (número 9, 1970). Tiene el valor histórico de plantear una visión de la naturaleza ya no contemplativa al modo pintoresco tradicional, sino como soporte del ocio tecnificado de las masas consumistas del fin de la posguerra: propone un nuevo híbrido de naturaleza y artificio, intuye y anuncia la actual ubicuidad de las tecnologías de la información, y da forma visible a otras maneras de disfrutar la naturaleza, de las que el pescador que mira la televisión sentado plácidamente al borde de un arroyo campestre (véase pág. 24) es la imagen paradigmática, numerosas veces reproducida. Los arquitectos comienzan a interesarse por la naturaleza como un material de construcción manipulable en combinación con las nuevas tecnologías, que les permite dar forma a nuevas modalidades del espacio público contemporáneo. Una amalgama en la que se anuncian técnicas constructivas, métodos y actitudes como los que Archigram desarrolló en el concurso de Montecarlo, que nos remiten al ideario pintoresco como una sorprendente referencia que se enfrenta al carácter homogeneizador y positivista de la modernidad ortodoxa.

Nada más clarificador de este interés renovado que el texto que puede considerarse testamento artístico de Robert Smithson, “Frederick Law Olmsted y el paisaje dialéctico”, publicado en Artforum (febrero de 1973), el último texto escrito por este autor antes de su muerte, en Amarillo, Texas, al sobrevolar en avioneta uno de sus earthworks. Dedicado a la figura pionera del paisajismo moderno, Frederick Law Olmsted, autor de Central Park y creador de la figura del landscape architect (en sí misma una invención pintoresca), Robert Smithson hace en él una reivindicación totalizadora de Olmsted como artista “contemporáneo”, capaz de entender el paisaje como algo dialéctico, nunca concluso, capaz de hacer visibles en su obra tiempos geológicos y de dar nuevas direcciones al espacio público de las grandes metrópolis modernas entonces en su fase adolescente. El paseo que hace Smithson desde el Whitney Museum, donde se expone por primera vez el fabuloso legado de Olmsted, hasta Central Park, a pocas manzanas, donde se complace en pasear y fotografiar distintos episodios —en su terminología entre un non-site y un site—, le permite reivindicar en toda regla esta tradición pintoresca norteamericana como el sustrato que soporta el land art y su propia obra plástica.

Esta visión de la vigencia de los autores y la estética pintoresca le había llevado a mantener una discusión, ya famosa, con Richard Serra que encabeza el que será uno de los artículos o ensayos más definitivos en la consolidación de los vínculos entre pintoresquismo, arte y arquitectura actuales, el escrito por el crítico Yve-Alain Bois con el título “Un paseo pintoresco alrededor de Clara-Clara” (1983), referido precisamente a la obra así denominada objeto de discusión entre los dos artistas. A partir de esta anécdota, Yve-Alain Bois construye una completa e impecable genealogía de las ideas pintorescas en la modernidad, desde Piranesi a Le Corbusier; explica en qué se basa Smithson para calificar de pintoresca la obra de Serra y aprovecha todo ello para llevar a cabo una verdadera restitución del ideario pintoresco, componiendo un ensayo que podemos denominar clásico, presente en cientos de bibliografías académicas y con una enorme influencia en los centros académicos norteamericanos y europeos.

No por casualidad se encadena esta revisión con la ya emblemática presentación del proyecto de Rem Koolhaas (OMA) para el parque de La Villette, París, concurso de 1983, en el que puede cifrarse el auge del interés de los arquitectos por el paisajismo, entendido como el último lugar para una exploración pura sobre el espacio público y los conceptos espaciales y culturales que lo conforman. La enorme influencia de este proyecto se basa en el hecho de que, por primera vez, se materializa de forma consciente desde la modernidad una transferencia completa de técnicas proyectuales de la arquitectura al paisajismo, del rascacielos a la superficie horizontal del parque, mostrando las enormes posibilidades de una identificación entre ambas disciplinas. A través de este proyecto y el realizado poco después para Melun-Senart (1987) la idea del vacío como verdadero potencial de la transformación de la ciudad moderna se consolida en la profesión; comienza a emerger una atención renovada por las técnicas y los métodos del paisajismo, que se consolida cuando se da el paso de ligar los fenómenos de cambio y sucesión biológicos —en un principio ajenos por completo al aparato técnico y metodológico del arquitecto— con las entonces recién llegadas tecnologías informáticas, capaces de registrar procesos dinámicos y que permiten al arquitecto operar sobre campos dinámicos.

La unión de digitalización, procesos biológicos y procesos creativos es el tema recurrente de los ensayos de Sanford Kwinter. En su artículo “Paisajes de cambio: los Stati d’animo de Boccioni como teoría general de modelos” (1992) propone revisar desde nuevas perspectivas la motricidad del futurista Umberto Boccioni para desplegar una nueva terminología, que explica no sólo la sistemática del autor sino todo un procedimiento proyectual universal y actual cuya sistemática procesual mezcla teorías matemáticas, léxico tomado de las ciencias biológicas, en particular de la ecología, y la revisión de algunas técnicas creativas típicas de la modernidad. Así construye un nuevo panorama epistemológico, primera fusión rigurosa de disciplinas complementarias hasta entonces inconexas, basada, como los textos de Ylya Prygogyne, en la coincidencia final de ciencias exactas, biológicas y sociales en un único paradigma biotecnológico.

Las consecuencias de este artículo en Norteamérica sólo son comparables con las del extraordinario texto en torno al terrain vague de nuestro siempre añorado Ignasi de Solà-Morales en Europa. Este escrito, titulado precisamente “Terrain vague” (1995), es una aproximación a los lugares entrópicos generados por los procesos de urbanización, cuyo potencial como generadores de nuevas formas de socialización y nuevos proyectos no ha dejado de interesar a arquitectos y paisajistas hasta hoy. La filiación que Solà-Morales propone del terrain vague en la fotografía y el cine contemporáneos plantea otro terreno de juego diferenciado del metodológico de Sanford Kwinter, definiendo entre ambos el marco en el que aún hoy se desarrollan las ideas prácticas más interesantes de ambas disciplinas, arquitectura y paisaje.

La fundación y brevísima vida (en su formulación inicial) de Field Operations pueden ser vistas como el perfecto episodio neopintoresco, donde uno de los profesores de arquitectura más destacados de la escena académica estadounidense (Stan Allen), interesado especialmente por la representación y las mutaciones introducidas por la eclosión de lo digital, se une con uno de los más prometedores paisajistas (James Corner), en una búsqueda de nuevas formas de establecer los límites disciplinares en base a los paradigmas ecológicos. De su unión (Field Operations) sale inmediatamente la exitosa propuesta de restauración del vertedero de Staten Island, hoy en construcción y verdadera piedra de toque de movimientos y actitudes posteriores.

Si hasta ahora hemos ido de la mano mayoritariamente de críticos y ensayistas relevantes en las escenas europea y norteamericana, llegamos aquí al momento en el que los profesionales en activo toman el relevo y comienzan a elaborar discursos “desde dentro”, que registran con precisión los cambios que se experimentan. No es casual que recojamos los textos germinales de los dos autores implicados en la fundación de Field Operations: Stan Allen, con “Del objeto al campo: condiciones de campo en la arquitectura y el urbanismo” (1999-2008), y James Corner, con “Terra fluxus” (1997), escribieron dos ensayos, cada uno desde su dominio disciplinar, que hablan con claridad de la asunción desde ambos dominios de una condición nueva y...

"Sobre este título" puede pertenecer a otra edición de este libro.

(Ningún ejemplar disponible)

Buscar:



Crear una petición

Si conoce el autor y el título del libro pero no lo encuentra en IberLibro, nosotros podemos buscarlo por usted e informarle por e-mail en cuanto el libro esté disponible en nuestras páginas web.

Crear una petición