Simplemente salsa (Spanish Edition)

0 valoración promedio
( 0 valoraciones por Goodreads )
 
9780789920829: Simplemente salsa (Spanish Edition)

Con perspectiva bíblica, rara sensibilidad, apropiado sentido del humor y gracia latina, Simplemente salsa te ayudará a conocer el perfecto amor de Dios en la ciénaga de las circunstancias trágicas. Janet Pérez Eckles, a través de su ceguera física, nos ha dado una visión espiritual extraordinaria del amor redentor de Dios en un mundo caído.

"Sinopsis" puede pertenecer a otra edición de este libro.

From the Author:

¿Qué pasó con nuestros sueños?
 
Ante la adversidad, si Dios está en primer lugar, el triunfo sustituye al temor.
 
Good, girl, hablemos. El conjunto de mariachis que tocaban en nuestros sueños han callado. La música que una vez disfrutamos ha perdido su ritmo. Y las malas noticias que resuenan en nuestro televisor solo se suman a nuestros problemas personales.
Nos sentamos en nuestras camas sin hacer con un papel de seda arrugado entre las manos y nos mordemos los labios. ¿Qué salió mal? Cuando niñitas nos sentíamos destinadas a llevar vidas felices llenas de significado y éxito. Sin embargo, en el camino, el mundo trajo circunstancias imprevistas, dolores que estremecieron nuestros sentidos y angustias que nos dejaron insensibilizadas.

Good news. Tengo buenas noticias. Tengo una pista de lo que pasó. Todas compramos billetes que decían «Felicidad y Éxito» y nos montamos en el tren. El único problema fue que nos olvidamos de los propósitos de Dios y trazamos la ruta según nuestra propia sabiduría, nuestras experiencias pasadas y nuestras expectativas. Y con corazones que estallaban con expectativas, reservamos asientos junto a las ventanillas, esperando que cuando se detuviera el tren, nos esperara la dulce felicidad envuelta en prosperidad y paz, como los besos de nuestra grandmother cuando la visitábamos.

Antes, solía estar en ese tren, dando tumbos en el asiento mientras andaba el tren. Entonces, sin advertencia ni preparación, un cambio en la ruta hizo que mi tren se detuviera chirriando los frenos. ¡Cielos! Paró de un modo tan repentino y violento que me lanzó por la ventanilla. Y allí estaba yo... quebrantada, perdida, confundida y hundiéndome en una charco de autocompasión. La ceguera física, la infidelidad, el asesinato de mi hijo y la absolución del que lo mató... tragedias que se amontonaron unas sobre otras en mi propio accidente personal de tren.

¡Dios mío!, le grité a Dios preguntándome si me escuchaba, dudando de la presencia del Espíritu. Y en ese momento llegó el temor. Ya no celebraba la vida, no quedaba nada de gozo, no más parties con amigos y familiares. El miedo tomó las riendas.
No merecía esto. Sentía que la vida me había fallado en forma lamentable, y me hedía a podrido. Siempre había sido una persona buena, había obedecido las reglas, había llevado mi perro al veterinario y hasta había regresado los libros a biblioteca a tiempo. What happened? ¿Qué pasó?

Tal vez te hayas hecho esa misma pregunta. Seas quien seas, te apuesto que has experimentado el pánico. Todos lo sentimos en algún momento u otro cuando la vida se vuelve un desastre. La confusión y el temor de mañana nos dejan sin rumbo, y sentimos que nuestros sueños se derriten como helados de chocolate en el verano. Además, tengo la sensación de que nuestro problema principal no tiene nada que ver con unos kilos adicionales, ni con la falta de dinero, ni una gran desilusión, ni ninguna otra circunstancia.

Friend, es hora de resolver esto. Búscate una taza de café con leche y hablemos de esos momentos en que hemos terminado en la vía del tren de la decepción mientras que el temor se burla de nosotras. Sé que has estado ahí; todas lo hemos sentido. Y aunque las cicatrices de mis dificultades se pueden ver si miras de cerca, he descubierto el secreto, el lugar de esperanza, la seguridad que anhelamos todas... pero no en los conceptos con los que crecimos. Lo hallé en la Palabra de Dios, la Santa Biblia. Con una sencillez que alivia el alma, Dios revela las soluciones, no por el cambio de nuestra situación, sino por la transformación de nuestro corazón.
Girl, por ahora, baja el volumen de esa música de salsa, aguántate el sombrero y acomódate bien en ese sillón acolchonado. Vamos a descubrir qué hacer con los planes rotos y los sueños que se esfuman. No importa dónde estés, aun si tu mundo este repleto de pruebas, Dios promete revelar los secretos del éxito, de una vida llena de propósito, satisfacción y confianza. Dios nos mostrará cómo movernos desde un vida llena de temor a un vida llena de fe.

From the Inside Flap:

¿Bailar salsa? ¿Estás bromeando? No hay música ni baile que se pueda comparar con poner tu corazón a latir, tus pies a mover y tu sangre a fluir. Sin embargo, durante mi niñez se me dio a entender que no tenía el derecho de disfrutar mucho de cualquier cosa. Así que me controlaba, decidida a ser una «adulta» que viviera con sensatez, obedeciera las leyes del país y fingiera que no estaba aburrida con una vida tan insípida.
Cuando era adolescente, hasta me pasé cuatro meses en un convento, contemplando una vida entregada a la iglesia de Cristo. A pesar de eso, cuando enfrenté mi propia indignidad, aun en un lugar tan sagrado, salí de ese convento y no regresé a la iglesia por más de diez años. Después de todo, ¿para qué? Había probado eso de ser responsable, callada, respetuosa y religiosa, y todavía me sentía como una tremenda fracasada; entonces, ¿para qué molestarme? No es que dejara de creer en Dios, sino que decidí que no había manera de agradar al Señor, así que me parecía que era mejor que disfrutara yo.
Me había tomado veintiséis años comenzar a entender que ser responsable, callada y respetuosa, aunque son rasgos admirables, no eran suficientes. No eran suficientes para proveerme una vida gozosa, y ni siquiera lo eran para llevarme al cielo. Entonces, cuando decidí complacerme a mí misma y a distanciarme de mis raíces responsables y respetuosas, noté que la vida rebelde tampoco me volvía más gozosa.
¡Si hubiera tenido este libro durante esos años en los que rompía con todo! En Simplemente salsa, Janet Pérez Eckles le ofrece a una mujer como yo algunas maneras inspiradoras de hallar esperanza y gozo... sin congoja ni lamento.
En cambio, diez años después de salir de la iglesia, me di cuenta de que la rebelión tampoco me estaba dando muy buenos resultados. Para ese tiempo, mi madre y mis dos hermanos habían encontrado una relación personal con Jesús, pero yo me resistía con obstinación. Sin embargo, como mi vida personal se iba desintegrando a mi alrededor, comencé a preguntarme si no debía investigar lo que creían ellos.
Llamé a mi madre una cálida tarde de julio, y le conté el desastre en que había convertido mi vida. Fue tan amable que no me dijo: «Vaya, ¡qué sorpresa!». Más bien me dijo: «Necesitas a Cristo». Me dijo también un montón de otras cosas (la mayoría de las cuales pasé por alto), pero al final estuve de acuerdo en hablar con Dios sobre lo que estaba sintiendo... solo para soltar el teléfono).
Unos minutos después comprendí que me sentía sucia, y decidí darme un baño. Parada bajo la tibia ducha, tratando de arrancarme la tristeza, me di cuenta que mi suciedad no la llevaba por fuera. No obstante, ¿cómo se lava la suciedad del alma?
Al salir del baño, recordé la promesa que le hice a mi madre y pensé que una pequeña conversación con Cristo no era mala idea.
Me puse alguna ropa, me fui al cuarto y me arrodillé junto a mi cama. Cuando cerré los ojos, me vi de repente entre una gran multitud en un camino polvoriento. Algunos llorando, otros burlándose, se esforzaban por ver algo. Estiré también la cabeza para ver el objeto de su atención.
Entonces vi a Jesús. Llevaba su cruz, con el rostro y el cuerpo bañado en sangre y sudor mientras avanzaba a tropezones. Cuando llegó cerca de mí, yo también lloraba. Y entonces se detuvo. Alzando la cabeza,  me miró a los ojos y pronunció cinco palabras que cambiaron mi vida para siempre: «Lo hice por ti».
Esos años en que era «buena» me venían a la mente, incluso los momentos en que comprendía que jamás sería lo suficiente buena. En ese momento, comprendí que no tenía que hacer nada: ¡Jesús ya lo había hecho todo! El don de la vida abundante estaba a mi disposición.
Ah, si hubiera habido una orquesta de salsa por allí en ese momento, ¡me hubiera puesto de pie de un salto y hubiera danzado con todo el corazón! Sin embargo, en la radio de estilo rock que tenía de fondo, el presentador radial anunció de repente una canción especial para alguien «por ahí» que necesitaba oírla: «Día feliz» por los Edwin Hawkins Singers. Y ah, ¡qué día más feliz fue! Mis pecados quedaron lavados de veras, y mi corazón cantó, mi espíritu danzó, y sabía que nunca más sería la misma.
Y, por supuesto, no lo he sido. Aunque a veces en los siguientes treinta y siete años he permitido que las ocupaciones de la vida, el temor al fracaso, el sentimiento de culpa por viejos pecados, y aun la presión de querer agradar y actuar combaten la música que nació en mi corazón ese día, Jesús siempre me llama de nuevo.
«Dancemos», me dice. «Recuerda, lo hice por ti».
Y sonrío, dejando que el ritmo y el compás de la celebración gozosa fluyan en mi espíritu una vez más.
En este libro, Simplemente salsaCómo danzar sin temor en el party de Dios, Janet Eckles describe un momento tras otro en la vida (la suya y las de otros) en el que las ocupaciones, la tragedia, el temor, la culpa y la ansiedad combaten la música que Jesús quiere tocar en nuestro corazón. Y una y otra vez, Janet testifica del poder de Dios para transformar esos momentos de llanto o temblor en una emocionante invitación a danzar.
Me hubiera encantado tener este libro de Janet en mis primeros días de aprender cómo danzar de veras a través de la vida con mi mano en la mano de Jesús. Aun así, por lo menos lo tengo ahora... y puedo animar a otras a conseguirlo también, no solo para ellas, sino para sus amigas. Este es un alegre, pero profundo libro que les habla a las mujeres de todos los niveles, ya sea que estén revolcadas en el fango de la autocompasión, avanzando a duras penas por la culpa sin fin, tratando de dejar atrás el temor o solo perdiéndose el éxtasis de una vida llena de danza. No tiene que ser de esa manera... y Simplemente salsa se escribió para ayudarte a entender eso.
Únete a nosotros en la fiesta celestial. ¡No hay nada en esta tierra por la que valga la pena perder esta danza!
 
Kathi Macías
Premiada autora de más de treinta libros, incluso las novelas «Extreme Devotion» (New Hope Publishers)

"Sobre este título" puede pertenecer a otra edición de este libro.

Comprar nuevo Ver libro

Gastos de envío: EUR 1,69
A Estados Unidos de America

Destinos, gastos y plazos de envío

Añadir al carrito

Los mejores resultados en AbeBooks

1.

Janet Pérez Eckles
Editorial: Unilit (2013)
ISBN 10: 0789920824 ISBN 13: 9780789920829
Nuevos Paperback Cantidad: 1
Librería
Murray Media
(North Miami Beach, FL, Estados Unidos de America)
Valoración
[?]

Descripción Unilit, 2013. Paperback. Estado de conservación: New. Never used!. Nº de ref. de la librería P110789920824

Más información sobre esta librería | Hacer una pregunta a la librería

Comprar nuevo
EUR 42,11
Convertir moneda

Añadir al carrito

Gastos de envío: EUR 1,69
A Estados Unidos de America
Destinos, gastos y plazos de envío