Gamala: La ciudad Zelota, la ciudad de los puros

0 valoración promedio
( 0 valoraciones por GoodReads )
 
9780692305928: Gamala: La ciudad Zelota, la ciudad de los puros
From the Publisher:

Las cualidades de los opuestos están inmanentes en la mente creadora, dotando de esa cualidad a la unidad androgina de las células que se manifestaron en el agua salada igual que toda la energia cosmica. A orillas del Lago Genezaret, aparecen todas las ciudades con sus nombres en las que los historiadores hacen referencia. Aparecen; Cafarnaún, Tiberíades, Magdala, Tariquea, Hippos, Kursi, Betsaida, excepto Gamala (Gamla). A partir de los trabajos de Daniel Masse, La ciudad Zelota, la ciudad de los puros, de donde un día descendió Judas el Galileo, el lugar donde nació Jesus Bar Juda, ese nombre esa ciudad ha desaparecido de los mapas geográficos, salvo en los archivos alemanes y austriacos del siglo XIX. Porque y cuando fue destruida esta ciudad. La denuncia del anticristo surge de la palabra Mesías. Ser un Anticristo se traduce en aquel que se opone al Mesías, en este caso a Jesus. Ser contrario a las enseñanzas de un Mesías, propagar enseñanzas contrarias al Mesías, sobre Dios. — Jerusalén fue destruida por los romanos en el año 70 — Gamaliel I murió dieciocho años antes, o sea en el 52 — Samuel el Joven murió antes que Gamaliel I, o sea que, todo lo más tarde, en el 51 — Fue él quien compuso la fórmula de la oración contra los apóstatas y los traidores, es decir, que todo lo más tarde tendría que haber sido en el 50 ¿Quiénes eran esos apóstatas? Evidentemente, aquellos que habían apostatado de la ley de Moisés y abandonado las prácticas religiosas judías, en una palabra, aquellos a quienes se les conocía ya, desde el año 40, en Antioquía, como cristianos. (Pablo, I Corintios, 8, 5.) El cardenal Jean Daniélou recuerda en su obra Théologie du Judéo-Christianisme que en los Kerygmas de Pedro, «el hombre enemigo» designa a Pablo, «considerado como responsable del rechazo de las observancias. Les recordamos que Ireneo y Epífano consideraban ese rechazo de Pablo como uno de los caracteres del ebionismo». (Cf. R. P. Jean Daniélou, op. cit., p. 72.) Estamos, pues, autorizados a concluir que durante un tiempo unos estrechos contactos unieron a Pablo y a la secta de los ebionitas. Sus miembros estaban, por lo tanto, en condiciones de saber perfectamente los orígenes de éste. Y Epífano, cuenta que ellos afirmaban que Pablo tenía como progenitores a unos gentiles, es decir paganos, y no a judíos. Está perfectamente claro (supra, p. 33). Hablando Pedro: «Así pues, si nuestro Jesús se ha dado a conocer también a ti, y si ha conversado contigo en una visión, ¡Es por cólera contra ti, que eres su adversario! Por eso es por lo que te ha hablado mediante visiones, sueños o incluso revelaciones exteriores. Por otra parte, ¿puede uno volverse capaz de enseñar, sólo por una aparición? Tú dirás, quizás: “Es posible”. Pero entonces, ¿por qué el Maestro permaneció un año entero conversando con gentes despiertas? ¿Y cómo daremos crédito a lo que tú dices, eso de que se te ha aparecido? ¿Y cómo es que se te ha aparecido, si tus sentimientos están contra sus enseñanzas? ¡Por haber gozado durante una hora de su presencia y sus lecciones te has vuelto apóstol, entonces publica bien alto sus palabras, explica su doctrina, ama a sus apóstoles, y deja de combatirme a mí, que he vivido con él! Lo mismo declaro Mahoma sobre Jesus. En el apocalipsis Jesus advierte a Juan y a Pedro que protejan sus escritos de los Nicolaitas, los que dicen ser Judios y no lo son. Saulo Pablo y Herodes y sus descendientes no son Judios sino Idumeos Nabateos. El convertir las enseñanzas de Jesus a través de sus predicas se crea la apostasía denunciada por los rabinos. El cambiar el nombre de Mesías en Cristo, convierte el movimiento en uno anti Jesus, Anti Dios, una persecución de sus Discípulos. Todos muertos o ejecutados en diferentes fechas. Pedo, denunciado por Pablo ante Tiberio Alejandro en el año 47 Junto a Jacobo Santiago, fue enviado a la crucifixión a la salida del sínodo de Jerusalén.

From the Publisher:

Sentencia de Muerte de Jesús La historia oculta de Jesús en Galilea, la ciudad Zelota, El nido de águilas, sale a la Luz. La sentencia de Jesús pronunciada por Pilatos demuestra que Jesús ya fungía como rey de los Judios en Israel. Tenía sus súbditos y recogía impuestos en el territorio romano. Al no reportar el diezmo al imperio romano violo la ley romana según la sentencia de acusación. La razón es que él era sucesor del rey Judas de Gama La historia oculta de Jesús en Galilea, la ciudad Zelota, El nido de águilas, sale a la Luz. La sentencia de Jesús pronunciada por Pilatos demuestra que Jesús ya fungía como rey de los Judíos en Israel. Tenía sus súbditos y recogía impuestos en el territorio romano. Al no reportar el diezmo al imperio romano violo la ley romana según la sentencia de acusación. La razón es que él era sucesor del rey Judas de Gamala que reino durante diez años hasta el senco de Cirene en el año 6. Jesús obtuvo esa posición heredada de su padre. Según la ley romana el rey no paga impuestos al imperio, razón que reclamo ante Pilatos. La prueba de su posición como rey lo demuestra su reto al poderío romano, por lo que fue ejecutado. Lo mismo que el alma atrapada en la conciencia del cuerpo, llega el momento de la iluminación. Como Gamala la conciencia divina sale por esa misma puerta hacia la luz, la ciudad ocultada por siglos de historia la Ciudad Zelota, el nido de águilas. Este es un breve compendio de recopilaciones en relación a lo que debe ser parte de su historia real. La que aquí se presenta tiene el propósito de sacar a la luz una narración en parte conocida para los habitantes de esta ciudad milenaria, una historia que para el mundo ha pasado desapercibida, pues fue ocultad y la evidencia destruida o cambiada. La madre de Jesús fue quien visito el sepulcro el domingo de resurrección. Nos la presentan como Maria Magdalena, para ocultar la vida real de su hijo.

"Sobre este título" puede pertenecer a otra edición de este libro.

(Ningún ejemplar disponible)

Buscar:



Crear una petición

Si conoce el autor y el título del libro pero no lo encuentra en IberLibro, nosotros podemos buscarlo por usted e informarle por e-mail en cuanto el libro esté disponible en nuestras páginas web.

Crear una petición